En protesta porque el gobierno federal no dará subsidios al diésel marino de la flota pesquera que saldrá a la captura de camarón en el Golfo de México, la escuadra camaronera de Tamaulipas se declaró en paro desde ayer hasta el 29 de septiembre. Al menos 4 mil empleos están en peligro y 200 embarcaciones quedarán varadas, dijeron trabajadores del sector. Por la misma causa, pescadores de Sinaloa marcharon en Mazatlán y protestaron frente a las instalaciones de la Comisión Nacional de Pesca (Conapesca).

De manera simultánea, pescadores de Tuxpan, Veracruz; Ciudad del Carmen, Campeche; Puerto Juárez y Cancún, Quintana Roo, además de otros poblados pesqueros del Pacífico mexicano, habrían bloqueado avenidas y vías ferroviarias, de las 9 a las 14 horas para exigir el subsidio, se informó en Tampico.

Desde hace tres días comenzó la temporada de captura de camarón, pero no podemos salir al mar porque el gobierno federal ha dado oídos sordos a nuestras demandas. Con un precio tan alto del diésel (en promedio 20 pesos el litro) no podemos salir a pescar, dijo Mario, uno de los tripulantes pesqueros más longevos del sur de Tamaulipas y norte de Veracruz.

Durante la temporada, al menos una decena de compañías camaroneras de exportación ofrecen 20 mil empleos directos e indirectos; pero los más afectados por la falta del subsidio son los casi 5 mil pobladores que se dedican a esa actividad en la zona conurbada de Tampico, Madero y Altamira, Tamaulipas, así como de los municipios del norte de Veracruz: Pánuco, Tampico Alto y Pueblo Viejo, pues no han salido a la captura del crustáceo desde el 15 de septiembre, fecha en la que terminó la veda. Dijeron que el gobierno federal los dejó en desventaja ante la flota de Estados Unidos, que también tiene actividad en el Golfo de México.

Pescadores de Tampico bloquearon el paso del tren de la empresa Kansas City, al grito de: el tren no llegará a su destino mientras la flota camaronera de Tampico esté en paro. Las demandas de los pescadores llegaron al Congreso local en Ciudad Victoria, donde la diputada Rosa María González Azcárraga aseguró que al inicio del nuevo periodo de sesiones instalarán una mesa de trabajo para analizar el problema e intentar alguna ayuda sostenible para la flota pesquera de Tamaulipas.

Del otro lado del golfo, en el océano Pacífico, un grupo de pescadores protestó frente a las instalaciones de la Conapesca y en los hoteles propiedad de la familia de Ordaz Coppel, porque el gobierno federal no otorgará subsidios al diesel marino.

Los pescadores y mujeres de maquiladoras realizaron una marcha por la avenida turística hasta el edificio de Conapesca, donde bloquearon los carriles y con textos en mantas recordaban al presidente Andrés Manuel López Obrador su propuesta de alcanzar la soberanía alimentaria.

Los inconformes permanecieron unas horas en el edificio, donde denunciaron que el titular, Raúl Elenes Angulo, no intercedió ante el Presidente para reducir el precio del combustible.

Encabezados por representantes de la Unión de Armadores del Litoral del Océano Pacifico, Omar Lizárraga y Humberto Becerra, de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera y Camaronera, los manifestantes obstruyeron el tráfico vehicular fuera de los hoteles Luna Palace y Ocean Palace, a unos metros del edificio de la Conapesca.

El líder de los armadores señaló que 500 embarcaciones se dedican a la pesca de camarón en altamar, cuyos propietarios se encuentran en la incertidumbre por la falta del subsidio al diésel que vale casi 22 pesos el litro y les resulta incosteable salir a la pesca.

Señaló que en México no hay condiciones de competencia para las pesquerías del camarón, toda vez que en Estados Unidos el precio del diésel es equivalente a 7.50 pesos, mientras en México cuesta 21 pesos el litro, lo que hace incosteable su actividad. Las mujeres que laboran en las plantas procesadoras de camarón también demandaron que se otorgue el subsidio, pues está en riesgo miles de empleos en la actual temporada.

Afuera del hotel Ocean Palace, los manifestantes dialogaron con el subsecretario de Gobierno, Joel Boucieguez, quien se comprometió a que en breve el gobernador realizaría un recorrido por las instalaciones del parque Bonfil, donde se encuentra atracada la flota pesquera y buscar una solución al subsidio del diésel marino.

Fuente: La jornada