El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) consideró que el desafío a seis años de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa “sigue siendo romper los pactos de silencio y encontrar el paradero de los estudiantes.

“Los pasos dados hasta ahora son muy importantes, no tenemos aún una respuesta a la pregunta central de dónde están los muchachos, pero la verdad no se puede forzar y no se pueden cometer los errores del pasado”, aseguró vía remota Francisco Cox Vial, integrante del GIEI, durante el informe del caso Ayotzinapa en Palacio Nacional.

Afirmó que la investigación sobre el paradero y destino de los muchachos “no está separada de aquellas de quienes obstaculizaron la investigación”, por lo que se requiere “el compromiso de sostener el esfuerzo de la Fiscalía (General de la República) en la investigación y obtener claridad de los jueces en la determinación de las responsabilidades”.

Reconoció que con el actual gobierno ha existido un cambio sustancial en la forma como se trabaja en el caso.

Destacó la judicialización de funcionarios que “crearon la versión destinada a distorsionar la realidad y ocultar el paradero de los muchachos. Para nosotros es muy significativo que quien ideó la verdad histórica, Tomás Zerón, ya tiene una orden de captura internacional y quien la ejecutó, Blanca Alicia Bernal, ya está ligada a proceso.

Afirmó que en el GIEI están convencidos que la construcción de la llamada “verdad histórica” no tenía como único propósito “una salida rápida ante las presiones políticas, sino que constituyó un obstáculo para conocer el destino de los muchachos”.

Asimismo, resaltó que se hayan realizado consignaciones que desnudaron otras falsedades, al demostrar que “la red criminal incluía autoridades federales”.

El especialista sostuvo que es fundamental que se mantenga la cohesión y conciencia de los familiares, y subrayó que no se pueden “forzar narrativas o versiones de los hechos hasta que estén corroboradas por evidencia”.

Resaltó que se requiere no dispersar la lucha y respuestas claras de las autoridades, además de “comunicación e información permanente de los avances a los familiares. También espacios de confianza para poder expresar las dificultades, los logros, así como la situación de las familias que sostienen esta lucha. El GIEI está acompañando este esfuerzo y seguirá en este camino”, manifestó.

Fuente: La jornada