En el combate al narcotráfico y, en especial al tráfico de drogas sintéticas, hay colaboración con las autoridades de la DEA sin injerencias en el país, sostuvo el presidente Andrés Manuel López Obrador quien señaló que recientemente altos funcionarios se reunieron con integrantes del gabinete de Seguridad en México. Comentó que se ha avanzado en el decomiso de precursores del fentanilo en los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas porque son sustancias que vienen de Asia.

Durante su conferencia matutina, informó que esta semana se realizó el decomiso de un laboratorio de drogas sintéticas en Aguascalientes porque, aseguró, ya no hay vinculación entre la autoridad y los grupos delictivos. Mencionó que con las autoridades estadounidenses hay intercambio de información y cooperación, ya no hay aquello de introducir armas o que agentes extranjeros operen en México. 

López Obrador dijo que México ya no permite calificaciones al desempeño en el combate al narcotráfico pues prevalece una relación de respeto mutuo. “Estamos haciendo nuestro trabajo y no necesitamos de actos espectaculares o de detener a determinada responsabilidad de la delincuencia organizada porque tampoco resuelve nada. En Guanajuato se detuvo al jefe de la banda y todavía no podemos reducir el número de homicidios porque se han dado reacomodos”

Comentó que este miércoles hubo una reunión con funcionarios del Servicio de Administración Tributaria y de Aduanas, donde se informó del incremento en los decomisos en las aduanas que antes estaban tomadas. Dijo que aun cuando se adquirieron equipos sofisticados y carísimos para detectar droga y dinero, sin mayor eficacia. En la reunión, agregó, se están incorporando perros adiestrados que han dado buenos resultados porque estos animales “no tienen intereses”.

En este contexto, dijo que en el país ya no hay vínculos entre el secretario de Seguridad y los grupos delictivos como ocurrió en el sexenio de Felipe Calderón con Genaro García Luna. Consideró que si el ex presidente sabía o no sabía de las actividades de su subalterno se conocerá durante el desahogo del juicio. “Nosotros no queremos que se repita nunca jamás lo que sucedió en el gobierno de Felipe Calderón donde la delincuencia tenia el control de los encargados que tenian que evitar el tráfico de drogas.”

Sin embargo, dijo que habrá que esperar pues “eso lo vamos a conocer, una vez que declaren lo que están involucrados..no nos adelantemos, vamos a esperar a que esto concluya, se están presentando nuevas pruebas, hay un procedimiento para juzgar a García Luna y hay otros involucrados. No adelantemos ni hagamos juicios sumarios, ni linchamientos públicos. El que nada debe nada teme. Me llama la atención es que para llevar al país a esta situación de descomposición a la que se llegó, había una mentalidad autoritaria”.

En otro orden de ideas, dijo que para este 2 de octubre su gobierno garantizará la libertad de manifestación para conmemorar los hechos de 1968, sin embargo, insistió en su llamado a que se realice de forma pacífica y se evite a los infiltrados. Dijo que la violencia no es una actitud de izquierda sino son extremismos a los cuales el pueblo no atiende.

Cuando tiran bombas molotov y rompen cristales y agreden pues eso no es tan legítimo, diría que eso no es revolucionario.” Eso no es de izquierda, eso es más del conservadurismo. Son actitudes fascistoide porque los que luchan por la justicia tienen que actuar con responsabilidad, porque si se quiere transformar, se necesita el pueblo. Con el pueblo todo sin el pueblo nada. Como se gana al pueblo si se actúa con extremismo.”

Consideró que los sucesos de 68 obedecieron a que prevalecía un gobierno autoritario. Agregó que en su gobierno “no vamos a dar motivo ni voy como comandante supremo de fuerzas armadas, dar órdenes para que se reprima al pueblo. No va a haber represión. No se va a perseguir a nadie, no se va a permitir que haya tortura. No hay ninguna denuncia de tortura, hasta ahora”.

En su remembranza histórica, recordó que en su momento se conoció la participación del Estado Mayor Presidencial tanto en Tlatelolco como en el avionazo donde murió el ex dirigente del PRI, Carlos Madrazo. Comentó que cuando tomó la decisión de desaparecer al Estado mayor Presidencial no solo fue para terminar con el exceso de que 8 mil elementos protegían al Presidente o porque se trataba de un cuerpo de élite que tenían privilegios e injerencia incluso mayor que la secretaría de la Defensa nacional por su cercanía con el Presidente.

Fuente: la jornada