El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que no existe una buena relación con el Gobierno de Chihuahua y su gobernador, Javier Corral, debido a que puso en peligro la relación bilateral con Estados Unidos por el tema de la transferencia de agua.

Durante su conferencia matutina, dijo que este fin de semana realizará una gira por Chihuahua pero no se reunirá con Corral ni invitara a actores políticos a sus actos públicos.

“Como autoridades de Chihuahua, algunos grupos y partidos no decidieron apoyar el convenio que se tiene con Estados Unidos sobre la entrega de agua, pues no quiero verme envuelto en esta disputa y no quiero verme usado”, indicó.

López Obrador apuntó que la relación con Corral se deterioró, por lo que “no tiene caso que se dé esta reunión porque nos han ofendido y lo que considero más delicado, se está poniendo en riesgo la buena relación con el gobierno de Estados Unidos”.

Fuente: 24 horas