El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advirtió que la recuperación en la creación de empleos, a los niveles que se tenían previos a la crisis financiera provocada por la pandemia del coronavirus, se logrará hasta dentro de cinco años.

“Existen algunos cálculos que señalan que por cada punto adicional de crecimiento del PIB se pueden generar 200,000 nuevos puestos de trabajo. Suponiendo que esa razón funciona y si se cumplen los pronósticos señalados en 2020 de caer 10%, se perderían cerca de dos millones de empleos y se requerirían cinco años para reponerlos”, explicó el organismo en su informe semanal.

Agregó que los empleos perdidos, la incorporación de jóvenes al entorno laboral y sus nuevas necesidades, serán tres puntos donde repercutirá la emergencia sanitaria. El reporte también señala que, a pesar de que en abril hubo una pérdida inmediata de 12.5 millones de empleos, la reapertura paulatina de actividades ha sido piedra angular para evitar una peor crisis económica.

“La evolución de la economía ya era débil antes de la pandemia. Con ella, los pronósticos de los especialistas del sector privado anticipan una caída cercana a 10% para 2020. Si bien para el 2021 y 2022 se espera un repunte, para los siguientes diez años se anticipa un crecimiento anual de 1.95%, lo que evidentemente no es el mejor panorama para la creación de empleos formales de calidad”, así lo explicó el organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El CEESP criticó que los programas y proyectos que fueron estandarte de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, “no resuelven el problema”. Ante ello, aconsejó la implementación de políticas que busquen la protección de empleos, esto con la intención de lograr la recuperación económica lo antes posible.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), a pesar de que la pérdida de empleos durante abril fue de 12 millones y ya se recuperaron 7.8 millones, la falta de condiciones favorables para la inversión es uno de los principales puntos en contra del rumbo para la reactivación económica.

A mediados de febrero, el organismo privado en su estudio semanal aconsejó mejorar el ambiente financiero para las empresas, es decir, proveerlo de un ambiente más favorable y de confianza para continuar incentivando empleos.

“Sólo de esta manera se fortalece la capacidad de ampliar el aparato productivo y la posibilidad de una mayor generación de empleos mejor remunerados”, mencionó el CEESP.

Dato.
12 millones de empleos se perdieron durante abril

Fuente: 24 horas