La inversión fija bruta llegó a 18 meses seguidos en contracción durante el pasado julio, cuando cayó 21.2 por ciento a tasa anual, muestran datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El indicador acumula un revés de 15 años. Desde febrero de 2019 comenzó a contraerse y llegada la pandemia de Covid-19 sólo profundizó las caídas al restar hasta 38 por ciento en abril y mayo, durante el pico de la emergencia.

El organismo detalló que, por componentes, la inversión fija en la construcción decreció 23.7 por ciento en julio, sobre todo en el componente no residencial, y en cuanto a la adquisición de material y equipo, ésta mermó 17.6 por ciento.

Por su parte, la comparación mensual exhibe que en julio la inversión fija bruta creció 4.4 por ciento, menos a 20.1 por ciento de junio, lo que exhibe que la recuperación se moderó.

Por componentes, en julio aumentó 11.1 por ciento la compra de maquinaria y equipo, con un mayor peso en los de origen nacional y en la construcción la inversión creció 1.1 por ciento, reportó Inegi.

Fuente: la jornada