Amnistía Internacional (AI) México denunció la falta de avance sustantivo por parte del Estado mexicano en el cumplimiento de las recomendaciones que le hizo en 2018 el Comité de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas, específicamente en materia de feminicidio, desaparición de mujeres y alerta de violencia de género.

En un informe que envió a dicho comité, AI señaló que en 2019, las fiscalías estatales reportaron 934 carpetas de investigación por feminicidio, 4.8 por ciento más que en 2018, mientras que de enero a junio de 2020 se registraron 476 carpetas, lo que representa un incremento de 1.9 por ciento en comparación con el mismo periodo del año 2019.

Añadió que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) registró 3 mil 656 asesinatos de mujeres en 2018 y 3 mil 810 en 2019. “Estas cifras representan un aumento de 4.2 por ciento en el número absoluto”.

Amnistía Internacional destacó que la impunidad es un factor clave en la persistencia de los feminicidios. Refirió que según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), de 2015 a 2018 fueron asesinadas en México un total de 12 mil 378 mujeres y únicamente se dictaron 407 sentencias condenatorias por delitos de feminicidios. Agregó que entre 2015 y 2018, en ocho entidades no se dictaron sentencias por asesinatos de mujeres por razones de género.

De igual manera, expuso que a ocho años de estar tipificado el delito a nivel federal, 31 entidades federativas tienen un tipo penal específico, de acuerdo con lo dispuesto con el artículo 21 de la Ley general de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y el artículo 325 del Código Penal Federal. Sin embargo, a la fecha existen disparidades entre penas y elementos objetivos del tipo penal. También destacó que sólo 26 estados cuentan con un protocolo de feminicidio.

Respecto a la desaparición de mujeres y niñas, AI indicó que en los primeros 22 meses de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, se han registrado 11 mil 662 personas desaparecidas no localizadas, de las cuales 2 mil 895 son mujeres (24.82 por ciento), “lo que da cuenta de la continuidad de la problemática”.

Señaló que durante los últimos dos años, el gobierno ha centrado su estrategia en hacer frente a las carencias institucionales para gestionar e identificar miles de restos humanos. “No obstante, aún no hay resultados plausibles”. Las autoridades han reconocido la acumulación de más de 37 mil cuerpos en los servicios forenses a la espera de ser identificados y la localización de 3 mil 978 fosas clandestinas entre el 2006 y el 2020, refirió.

Sobre las alertas de género, expuso que las autoridades tienen activos 21 de estos mecanismos, que si bien “han servido para visibilizar violencias sistemáticas contra las mujeres y vacíos legales y en política pública, no se observan cambios sustanciales en la disminución de la violencia feminicida”.

Indicó que existen ambigüedades en la reglamentación del funcionamiento de las alertas, ausencia de planificación estratégica e insuficiencia de los recursos humanos, materiales y financieros asignados a las instituciones encargadas del seguimiento.

Fuente: la jornada