La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) reportó que durante septiembre, los 33 productos que integran la canasta básica tuvieron un incremento en sus precios de 25%, debido principalmente a daños en las producciones agrícolas por cambios climatológicos e incrementos del mercado medidos en la inflación.

Es así que, en el último trimestre, los productos que presentaron una mayor variación mensual en sus precios fueron el tomate verde con un incremento de 49.7%; el arroz con 47.6%; el limón con 46.24%; el frijol al subir 44.4%; las lentejas con 42% y la cebolla que tuvo un alza de 39.9%.

Además, el jitomate y el chile serrano también presentaron aumentos mensuales de 35.29% y un 24.44%, respectivamente.

Los datos fueron expuestos en el monitoreo mensual que realiza la ANPEC, donde también fue tomado en cuenta el Índice Nacional de Precios al Consumidor que evalúa el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Para el organismo, una de las explicaciones sobre el incremento de precios en los productos de la canasta básica fue la alta demanda de los productos por la pandemia del Covid-19, a la que se agregan factores meteorológicos como inundaciones, sequías y heladas.

De acuerdo con pronósticos del clima y con lo escrito en el documento, el efecto “Niña” repercutirá en el sector primario, por lo que las fuertes heladas y bajas temperaturas arremeterán directamente con la producción agrícola.

Lo anterior, advirtió, causará que los precios de los productos sigan subiendo para los próximos meses, afectando los ingresos de familias y de negocios.

Fuera de factores climatológicos, el documento anuncia como puntos en contra de la variación de precios de la canasta básica, la baja cosecha que se generará por la Influenza H1N1, a lo que se suma el virus del Covid-19. El costo elevado de la gasolina es también otro punto en contra para la mejora de los precios de acuerdo con la ANPEC.

Para la reactivación económica, la ANPEC sugiere construir un consumo sólido y no uno artificial, mismo que podría provocar un mayor estancamiento económico.

Por otro lado, el organismo refiere que los cuentahabientes de instituciones bancarias y personas con créditos hipotecarios y automotrices, que utilizaron el programa de diferimientos de pago que otorgó la Asociación de Bancos de México, los coloca en una “situación de insolvencia imprevista”.

Recordó que el periodo de gracia que otorgaron los bancos tenía como objetivo contrarrestar los efectos negativos de la emergencia sanitaria por la pandemia.

Señales contradictorias

Mientras que los pequeños comerciantes afirman que los precios de la canasta básica subieron, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía reportó en septiembre una baja de la inflación anual, al pasar de 4.05% a 4.01% en un mes.

Los productos que motivaron a la baja del indicador, según el organismo, fueron los energéticos, como la gasolina Magna y el gas LP, que disminuyeron 0.36 y 0.99%, cada uno.

Fuente: 24 horas