Tlalnepantla, Méx., Las alcaldías mexiquenses Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán de Zaragoza, de Cuautitlán Izcalli y Cuautitlán, anunciaron que durante las celebraciones por el Día de Muertos, el 1 y 2 de noviembre, sus cementerios no abrirán —Huixquilucan lo hará del 15 al 30 de octubre con medidas sanitarias— como medida para impedir aglomeraciones, la relajación de las normas de salud y, por ende, la propagación de la pandemia de Covid-19, pues los contagios del coronavirus continúan en sus territorios.

En Tlalnepantla, se informó que los 17 panteones ya se encuentran cerrados desde que comenzó la pandemia y que su acceso solo se reservan para servicios de inhumación.

Reiteraron que dichos espacios permanecerán cerrados en tanto no cambie el semáforo epidemiológico de color naranja a verde, y lo permitan las condiciones sanitarias.

En Cuautitlán las autoridades lamentaron que la pandemia afecte otra de las tradiciones mexicanas, que es rendir homenaje a los fieles difuntos en los cementerios. Indicaron que este municipio aloja panteones de gran afluencia en esos días, como el de San José Milla y el de Loma Bonita.

En la alcaldía de Atizapán de Zaragoza, se reiteró que los camposantos municipales permanecerán cerrados para evitar aglomeraciones y riesgos de contagio.

Sin embargo, el gobierno local invitó a los habitantes a celebrar el Día de Muertos en sus casas y atender las disposiciones sanitarias preventivas respecto al semáforo epidemiológico naranja.

Empero, la autoridad dio a conocer que esos lugares en su territorio se encuentran en condiciones dignas, toda vez que las faenas de limpieza y retiro de maleza son permanentes.

Se indicó que el boulevard Adolfo López Mateos y la avenida Jinetes, serán adornados son flores de cempasúchil a fin de que de alguna forma continúe la tradición de recordar a los fieles difuntos; asimismo, afuera de los panteones se obsequiarán las tradicionales flores de Día de Muertos, a partir de la semana entrante.

Por su parte, la alcaldía de Huixquilucan explicó que los panteones del municipio sí abrirán sus puertas, pero del 15 al 30 de octubre en su horario habitual, con el objetivo de que las personas puedan visitar las tumbas de sus difuntos.

El ingreso a los cementerios los visitantes deberán observar las medidas de seguridad e higiene establecidas como es el uso de cubrebocas de manera obligatoria, así como la aplicación de gel antibacterial, y sólo habrá un aforo del 30 por ciento en cada panteón.

En un afán por mantener las tradiciones del Día de Muertos y rendir culto a los fallecidos por el coronavirus, en las alcaldías se promoverán eventos virtuales para que el 1 y 2 de noviembre no pasen inadvertidos, y las familias no salgan de casa.

Fuente: la jornada