Nueva York. El gobierno mexicano puso en tela de juicio este miércoles la labor del secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, y le sugirió que se someta a una autocrítica y reflexión “para determinar si aún cuenta con la autoridad moral necesaria” para encabezar el organismo.

Maximiliano Reyes, subsecretario para América Latina y el Caribe del gobierno de México, dijo en su discurso en la Asamblea General de la OEA que durante las elecciones presidenciales de Bolivia de 2019 la Secretaría General de la organización “utilizó de manera facciosa a la misión de observación electoral para denunciar prematuramente un supuesto fraude que nunca existió” ante el triunfo de Evo Morales Ayma, proceso que a la postre generó una crisis social en ese país que derivó en un golpe que llevó al mandatario a presentar su dimisión. 

“Este uso faccioso generó inestabilidad, violencia y desorden constitucional en Bolivia y creó un entorno internacional de confrontación. La Secretaría General no está para calificar elecciones o gobiernos”, dijo Reyes.

El ex presidente de Bolivia, Evo Morales, huyó de su país en 2019 luego de renunciar a la presidencia en medio de la convulsión que se produjo tras las elecciones generales en las que buscaba su cuarto mandato consecutivo y que fueron anuladas por denuncias de fraude. De acuerdo con los cómputos oficiales, su aliado Luis Arce habría ganado con holgura las elecciones presidenciales del domingo en Bolivia en una jornada electoral catalogada como pacífica por la comunidad internacional.

El miércoles Reyes calificó en su discurso los comicios en Bolivia como democráticos, “un ejemplo para todo el mundo, muy a pesar de usted secretario general y su misión de observación electoral. El pueblo boliviano les ha dado una lección histórica que ojalá aprendan”.

El funcionario mexicano también dijo que su país “denuncia el afán del secretario general de intervenir en los asuntos internos de nuestros Estados y de lastimar nuestras democracias”.

“Mientras usted siga al frente de la organización la sombra de los sucedido en Bolivia estará siempre presente”, sostuvo Reyes. “Ustedes han deslegitimizado a las misiones de observación electoral”.

El subsecretario también se refirió a la actuación de Almagro en su intento por interferir en el proceso de designación de secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). 

“Las elecciones del domingo pasado en ese país mostraron la misma tendencia electoral que en 2019”, destacó el funcionario mexicano. 

“Mi país denuncia el afán del secretario general de intervenir en los asuntos internos de nuestros Estados y de lastimar nuestras democracias. Lo que ocurrió en Bolivia no debe repetirse jamás”, enfatizó. 

Para México, agregó, la secretaría general de la OEA debe actuar siempre dentro de su propio marco institucional y alejarse de hacer cualquier pronunciamiento en nombre de la membresía. “Somos los Estados miembros y no la secretaría general los que decidimos el rumbo de la organización”. 

Señaló que bajo la gestión de Almagro en el cargo, se ha configurado un patrón de actuación preocupante desde la secretaría general del organismo, consistente en utilizar sus facultades administrativas para la toma de decisiones políticas que impactan el rumbo de la OEA, sin someterlas previamente a la consideración de la membresía. 

“Tales decisiones adolecen de un sustento jurídico y de la información necesaria que permita conocer su motivación y objetivos. Tal es el caso de la designación de un asesor especial sobre la responsabilidad de proteger. Este tema debió haber sido consultado y discutido de manera exhaustiva en el seno de la organización. México ve con suma preocupación este nombramiento”. 

La misma actitud, agregó Reyes Zúñiga, se mostró en el intento de Almagro por interferir para evitar la renovación del mandato de Paulo Abrao como secretario ejecutivo de la CIDH.

Fuente: la jornada