Los alimentos procesados son uno de los factores que provocan que la población mexicana padezca sobrepeso y obesidad, tenga riesgo de enfermedades y una inmunidad débil, explicó para la Universidad Autónoma del Estado de México, la especialista María Diana Valdés Akel. 

Al dictar la conferencia “Control nutricional post pandemia”, en el marco del Programa de Formación Integral del Alumno de la Facultad de Odontología de la UAEM, la especialista en nutrición deportiva y clínica detalló que estudios nacionales e internacionales demuestran que la dieta del mexicano promedio es alta en hidratos de carbono como son azúcares, harinas y pan y muy baja en proteínas de origen animal y vegetal, así como frutas y verduras. 

La experta sostuvo que esta condición genera que el mexicano sea más propenso a enfermedades como la hipertensión, diabetes, apnea del sueño e incluso, depresión. 

“Una mala dieta tiene como consecuencia que nos enfermemos, que presentemos padecimientos como la diabetes tipo 2, apnea -como resultado del sobrepeso-, dolor de articulaciones, depresión por falta de nutrientes y anemia”. 

Afirmó que existen varios mitos que se deben combatir, aún más durante esta temporada de emergencia sanitaria, en la que pasamos más tiempo en casa o con pocas posibilidades para realizar ejercicio. 

Algunos de esos mitos, indicó, son que comer saludable es más caro, cuando en México el consumo de frutas y verduras es accesible en precio y variedad, a través de las recauderías de la colonia. 

También, dijo, existe la creencia que si una persona hace ejercicio puede comer lo que quiera, cuando el desgaste físico no implica un déficit calórico equivalente a un exceso de consumo de comida. 

En ese sentido, recomendó a la población en general alejarse de productos empaquetados porque están procesados y son elaborados con ingredientes de escasa calidad nutrimental para abaratar los costos. 

María Diana Valdés Akel también resaltó la importancia de consumir frutas y verduras de temporada, así como suficiente proteína animal y vegetal, además de ser constante con la hidratación del cuerpo, bebiendo mínimo dos litros de agua diariamente.