Durante el primer año del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha realizado observaciones en el ejercicio del presupuesto para gasto federalizado por más de 25 mil millones de pesos. 

Al entregar a la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados los informes parciales de la cuenta pública 2019, el titular del órgano fiscalizador, David Rogelio Colmenares Páramo, informó que se realizaron observaciones al gasto federalizado por un monto de 25 mil 748 millones de pesos, de los cuales ya se recuperaron 738 millones y los 25 mil millones restantes se encuentran en etapa de aclaración por parte de los entes fiscalizados. 

En la presentación de los informes, que se realizó esta mañana de manera virtual, el auditor superior de la Federación informó que el gasto federalizado representó 33 por ciento del gasto neto tal de la Federación, que en 2019 alcanzó 5.8 billones de pesos. Esto es, dijo, “poco más de una tercera parte del presupuesto de a Federación fue operado por las entidades federativas y los municipios”. 

Agregó que en 2019, 96.6 por ciento de ese gasto (1.05 billones de pesos), fue clasificado como social, y de cada peso que el gobierno federal destinó a materia social, casi 30 centavos correspondieron a gasto federalizado. 

De los más de 25 mil millones de pesos observados por la ASF, 14 mil 47 millones (55 por ciento) correspondió a falta de documentación comprobatoria; 8 por ciento por ciento a pagos improcedentes o en exceso; el 6.5 por ciento a recursos o rendimientos financieros no ejercidos, devengados ni comprometidos y sin ser entregados a la Tesorería de la Federación; y 4.9 por ciento a transferencias de recursos a otras cuentas bancarias. En tanto que el 26  por ciento restante correspondió a otros conceptos.

Para la revisión del gasto federalizado se entregaron para este ejercicio los informes individuales de 370 auditorías de 14 fondos y programas: 337 al gasto federalizado programable y 33 a la distribución de las participaciones federales. 

También se presentaron los resultados de tres tres auditorías al Fondo de Gastos Catastróficos y al Programa de Vigilancia Epidemiológica del Fondo para la Atención de Emergencias. “En lo referente a la primera, es de mencionarse que el Instituto de Salud para el Bienestar tiene pendiente de transferir a unidades médicas y prestadores de servicios médicos  325 millones de pesos correspondientes a 12 mil 726 intervenciones”. 

Aunado a ello, dijo Colmenares Páramo, se realizaron 104 auditorías de desempeño. Entre éstas se realizaron diez correspondientes al desarrollo social, donde destaca el Fideicomiso del sistema de protección social de salud; 14 de desarrollo económico, donde se revisó el desempeño en  materia de mejora regulatoria, energía, autosuficiencia alimentaria, transporte y minería; y 18 sobre gobierno y finanzas, orientadas a revisar el tema de suplantación de identidad en el sistema financiero, la gestión integral de riesgos en la atención de los sismos de 2017 y 2018, y la implementación del sistema de justicia penal. 

También se entregaron los resultados de 75 auditorías de cumplimiento financiero. De ellas, 56 enfocadas a inversiones en proyectos relevantes en el sector de comunicaciones y transports como la construcción y y conservación de carreteras, infraestructura ferroviaria  como los tresnes interurbano México-Toluca y el de Guadalajara, el aeropuerto de la Ciudad de México e infraestructura portuaria. 

En lo referente al sector energía, se realizaron cinco auditorías a Pemex Exploración y Producción y una a Pemex Fertilizantes, por la rehabilitación de las plantas de Nitrogenados en Veracruz.

En el sector salud se presentaron los resultados de dos auditorías realizadas al Instituto Mexicano del Seguro Social y una más a la Secretaría de Marina. 

En cuanto a tecnologías de la información y comunicaciones se entregó una revisión al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado y una más a Pemex. En el primer caso una por tres contrataciones relacionadas con este tipo de equipo con pagos de mil 159 millones de pesos pagos en 2019 y las capacidades de ciberseguridad que tiene el Instituto para hacer frente a ataques cibernéticos.

El titular de la ASF enfatizó que en materia de deuda pública del gobierno federal, se constató que en 2019 la Secretaría de Hacienda y Crédito Público “cumplió con normativa y procedimientos establecidos y los criterios generales  de política económica. La deuda pública del gobierno federal se incrementó nominalmente en 2018 a 2019 en 6.2 por ciento, alcanzando 8.8 billones de pesos, lo que representó 36.4 por ciento de PIB. Del total, la deuda interna representó el 78.7 por ciento y la externa 21.3”.

Agregó que el año pasado, el pago de intereses, comisiones y gastos ascendió a 0.5 billones de pesos, esto es, 8.6 por ciento del presupuesto de egresos de la federación autorizado en el mismo periodo. 

Adelantó que para el cierre de la revisión de la cuenta pública 2019, que se entregará totalmente en febrero de 2021, se tienen en ejecución auditorías tanto a la extinta Policía Federal como a la Guardia Nacional, respecto de las transferencias de alimentos e insumos que ésta última recibió de las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina; así como de las erogaciones que dichos órganos de seguridad efectuaron en 2019. Con un universo de muestra a fiscalizar de 18 mil 679 millones de pesos y 14 mil 966 millones de pesos, respectivamente. 

El auditor también destacó el trabajo de seguimiento que ha hecho el organismo a su cargo de las observaciones pendientes de las cuentas públicas de 2014 a 2018. 

Detalló que en estos ejercicios se han emitido 49 mil acciones, cifra que abarca las que estaban en rezago y las nuevas, de ellas se han solventado en total  42 mil 500, 86.8 por ciento; y quedan a la fecha en seguimiento  6 mil 438, 13.2 por ciento. 

“Los resultados que hoy presentamos y corresponden al ejercicio de 2019, entrarán en un proceso de notificación para que los entes auditados realicen  las aclaraciones correspondientes y después se realice su seguimiento para determinar su las observaciones se solventan o no”, refirió.

Fuente: La Jornada