El ex mandatario Evo Morales regresó a Bolivia hoy, al día siguiente de la investidura de su ex ministro, Luis Arce, como presidente de ese país sudamericano y tras un año de exilio transcurrido en una menor instancia en México para luego pasarlo casi todo en Argentina, cuyo presidente Alberto Fernández lo despidió en la frontera.

“No dudaba que íbamos a volver, pero no estaba seguro que iba a ser tan pronto, algo tan histórico y tan inédito, gracias a la unidad del pueblo boliviano y de muchas autoridades y ex autoridades del mundo”, aseveró Morales desde el puente que conecta la ciudad argentina de La Quiaca con la localidad de Villazón en Bolivia, en donde cientos de personas celebraron su regreso.

Nada más concluir la comparecencia, Morales enfiló el camino del puente en compañía de Fernández, quien lo despidió con un afectuoso abrazo antes de cruzar la frontera y reunirse con sus conciudadanos.

“Muchas gracias hermano Alberto. Parte de mi vida queda en Argentina”, dijo Morales antes de cruzar a pie el puente que une la localidad argentina de La Quiaca con la boliviana de Villazón.

De esta forma, Morales pone definitivamente punto y final a su estancia en Argentina, país al cual ingresó en diciembre del año pasado para pedir refugio después de una traumática salida de Bolivia tras la ola de protestas sociales luego de unos cuestionados comicios electorales que lo habían dado a él como reelecto presidente.

Fuente: Milenio – EFE – AFP