La calificadora Fitch ratificó la nota soberana de México en “BBB-“ y le otorgó una perspectiva estable. Esto significa que la calificación se encuentra en el nivel más bajo del grado de inversión y que no hay riesgo de un recorte en la nota en un lapso de 6 a 18 meses.

En el comunicado, emitido desde Nueva York, explican que la confirmación de la nota está respaldada por un marco de política macroeconómica consistente, “finanzas externas relativamente estables y robustas así como en la expectativa que la deuda pública se estabilice en línea con la que tienen los pares de calificación.”

No obstante al anuncio, explican que “la calificación de México se encuentra restringida por una gobernabilidad relativamente débil y un desempeño moderado de crecimiento de largo plazo”.

Precisan entonces que México ha otorgado una de las respuestas fiscales más modestas a la crisis por el Covid-19 entre los países calificados por Fitch y que esta reacción afecta al crecimiento de largo plazo.

“México está priorizando la estabilidad de las finanzas públicas pero evita la asistencia a gran escala a los hogares y empresas, lo que representa un posible costo para el crecimiento de la economía”, subrayaron.

Tras conocerse la decisión de Fitch, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera comentó en su cuenta oficial de twitter @ArturoHerrera_G, que “es una buena noticia que aunada a la esperada aprobación del Presupuesto 2021 nos permite irnos preparando de cara al próximo año fiscal”.

Fuente: El Economista