El Presidente Andrés Manuel López Obrador optó por no unirse a la controversia entre el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) el gobernador de Tabasco, pues en su administración se respeta que los funcionarios públicos se expresen, y a Manuel Bartlett los medios de comunicación le traen “ganas”.

Lo anterior, luego de que Bartlett comentó que le daba “risa” la demanda que alista el gobernador Adán Augusto López contra la CFE por el mal manejo de la presa Peñitas que provocó la inundación en la entidad.

“Es que hay diferencias, a licenciado Bartlett le ha tocado ordenar todo el desorden, el saqueo de la Comisión Federal de Electricidad, y le tienen ganas algunos medios. Sí, pero eso es muy normal en Tabasco, los ríos se inundan, los verdes se amotinan. Así es, hay pasión.

“Es que antes todo era silencio, antes sólo gritaban por consigna del gobierno. Era obedecer o callar, yo recuerdo cómo era el periodismo hace poquito: gritaban como pregoneros o callaban como momias, ahora se desataron todos”.

Ayer, luego de que Barlett se mofó del gobernador morenista, éste lo le dijo cínico, negligente y criminal.

Fuente: 24 horas