El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la inseguridad en la Ciudad de México se desatendió casi como en el estado de Guanajuato, donde los índices de violencia no ceden, al grado de que “quisieron asesinar al jefe de Seguridad Pública (Omar García Harfuch) y vino un comando a quererlo eliminar”.

En su conferencia de prensa diaria y al ser cuestionado sobre los hechos de violencia ocurridos en la capital del país en donde la mayoría de las víctimas de los últimos días han sido niños, el titular del Ejecutivo aseguró que “se descompuso mucho la situación”, aunque desde que gobernó Cuauhtémoc Cárdenas empezó a bajar la incidencia delictiva.

Recordó que cuando él gobernó el entonces Distrito Federal disminuyó el número de vehículos robados, lo mismo que la incidencia delictiva con Alejandro Encinas y Marcelo Ebrard; sin embargo se refirió al periodo de gestión de Miguel Ángel Mancera.

“Después del gobierno de Marcelo, se mantuvo como dos años bien (la seguridad) y luego se disparó de nuevo, no el robo de vehículos, que era promedio de 25 autos diarios, pero en el caso de homicidios llegaron a seis diarios”.

Sin embargo, reconoció el trabajo realizado por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbuam, quien realiza un esfuerzo importante para reducir la criminalidad en la ciudad.

“Considero, se desatendió en los últimos años (…) no quiero culpar a nadie pero empezaron a haber bandas en todos lados; que el cártel de Tepito, que el cártel de Tláhuac… Entonces ahora tan es grave la situación que quisieron asesinar al jefe de seguridad pública y vino un comando a quererlo eliminar” .

El funcionario dijo que el trabajo de Sheinbaum es bueno pero que la situación de descomposición se podría comparar con lo que ocurre en Guanajuato.

Es parecido al caso de Guanajuato que nos ha costado mucho trabajo, porque dejaron, ahí fue más tiempo, toleraron la delincuencia organizada, pienso como 15 años, acá estamos hablando como de 3 o 4 años y allá echo raíces”.

Fuente: TV Azteca