El Presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que no se puede dar por sentado que el exgeneral Salvador Cienfuegos, quien regresó ayer a México tras estar preso en Estados Unidos tras gestiones del gobierno, es culpable sólo porque la indagatoria la inició una agencia extranjera.

“No porque se trata de agencias de otros países son poseedores de la rectitud y la justicia, y esto se fue creando por las autoridades mexicanas, y se fue creando que allá sí, y aquí no.

“La Fiscalía en México va a hacerse cargo de la investigación y va a resolver si existen elementos para juzgar al general Cienfuegos. No porque no se puede acusar a nadie si no hay pruebas, por consigna no, por política no, por venganza no. Es justicia, y considero es una gran injusticia que se sujete a alguien en proceso, que se encarcele a alguien que es inocente”.

Además, rechazó que México haya amagado a Estados Unidos con expulsar a los agentes de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), como lo dio a conocer el diario estadounidense Wall Street Journal.

“No amenazamos a nadie. Lo único que hicimos por la vía diplomática expresar nuestra inconformidad, y nos entendieron muy bien, y se resolvió en la primera instancia el problema. Ahora toca a la Fiscalía”-
Manifestó que es común que se piense que es como otros gobiernos, pero si Estados Unidos cedió la indagatoria es porque existe confianza en la autoridad mexicana actual.

Recordó que en otros casos también han ofrecido colaboración, como cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso declarar terroristas a integrantes del crimen organizado, propuesta que México rechazó porque violaría la soberanía, y se entendió.

Fuente: 24 horas