La polarización entre “fifís” y “chairos”, términos utilizados para calificar a sectores o clases sociales del país, ha alcanzado a los planes y programas de estudio del gobierno de Puebla, que encabeza Miguel Barbosa Huerta.

Los calificativos aparecen en la página 24 del programa de formación básica en Ciencias Sociales para estudiantes de quinto semestre de Bachillerato, que está publicado en el portal de la Secretaría de Educación de Puebla.

Al plantear un ejercicio de “Igualdad social” se describe una situación en que las protestas de los “ricos” afectan a los “pobres”.

“Estaba cenando y viendo mi “face” cuando mi papá quien es chofer del transporte público nos platicó que el tráfico durante su turno del día estuvo terrible por “la famosa marcha Fifí” y fue muy desgastante, ya que la micro utilizó mucha gasolina y hubo pocos usuarios, sacando muy poco económicamente ese día y como tenía que pagar la letra de la casa, la luz, el teléfono y otras cuentas, pues casi no le va a alcanzar. Seguí viendo mi face y principalmente los memes de la marcha que me dieron mucha risa, pero mi mamá que se enoja y que me regaña porque algunas de sus amigas que son empleadas domésticas cargaron las pancartas de sus patrones y me dijo, – ¿qué hubieras hecho tú?, ¿Hubieras cargado las pancartas de tus patrones? Porque si te niegas no te pagan el día. Ahora ya tengo muchas dudas, ¿Por qué marchan? ¿Por qué Fifís y Chairos? ¿Qué características tienen los Fifís y los Chairos¿A cuál de estos grupos pertenezco?, ¿Cuándo trabaje, me alcanzará pagar mis cuentas? ¿Qué contradicciones económicas y sociales tiene el país? ¿Por qué hay tantas desigualdades en el país? ¿Quién ha hecho algo para evitar esa desigualdad?”.

Fuente: E-Consulta