Para mejorar la relación entre bancos y usuarios, el senador Ricardo Monreal propuso prohibir la oferta de servicios financieros en cajeros automáticos, a menos que la institución cuente con el consentimiento previo de sus clientes.

Con ese objetivo, el legislador presentó una iniciativa para modificar la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los servicios Financieros, y la Ley de Instituciones de Crédito.

La utilización de cajeros ha representado un problema al recibir ofertas de servicios financieros, líneas de créditos, ampliación de plazos, seguros, y solicitudes de donaciones, sin autorización expresa del usuario, dijo el coordinador del Grupo Parlamentario de Morena.

Es muy usual, apuntó, que al usuario se le cobre un producto que no autorizó, o que por error acepte un seguro o un crédito que difícilmente podrá pagar, y del que no ha tenido oportunidad de informarse acerca de las condiciones existentes en el mercado financiero, desestabilizando con eso sus finanzas.

En México no existe una disposición específica que pueda evitar estas acciones, pero las instituciones financieras, el otorgamiento de créditos, el financiamiento y captación de recursos deben realizarse bajo la vigilancia y seguimiento de las autoridades del sistema y la legislación de la materia.

“En una ocasión, por error, presioné un botón equivocado para adquirir un seguro y batallé varios meses para poderlo cancelar; porque, además, para poderlo conseguir es demasiado rápido, pero para cancelarlo es un calvario. De eso se trata la reforma”, finalizó Ricardo Monreal en un videomensaje difundido en sus redes sociales.