Francisco Garfias

La Cámara de Diputados cerró ayer el periodo ordinario de sesiones sin llevar al pleno la minuta que obliga al banco central a adquirir los excedentes en divisas extranjeras que no puedan ser repatriados, a pesar de que estaba en la agenda de la sesión.

De este modo, el Banco de México le ganó un round a Morena, promotora de la iniciativa, con el apoyo de la SHCP, la Asociación Mexicana de Bancos, la Comisión de Valores, la UIF y hasta de Alfonso Ramírez Cuéllar, exdirigente de Morena.

Las duras críticas que recibió la minuta llevaron a Morena —léase a YSQ— a aplazar, hasta febrero del 2021, la discusión y aprobación, en su caso, de la reforma.

Esos cambios, aprobados por el Senado el nueve de diciembre, conllevan el riesgo de asociar al banco central con actividades ilícitas, según especialistas, autoridades financieras y el propio Banxico. 

Los detractores de la minuta argumentan que los cambios violan la autonomía de la institución garante de la estabilidad monetaria, al imponerle la realización obligada de operaciones específicas.

Antes de llevarla al pleno de los diputados, durante el próximo periodo de sesiones en febrero, se va a ampliar la deliberación alrededor de la citada reforma.

El propósito visible de la minuta es actualizar los mecanismos para que no quede deprimido el valor en pesos de los excedentes en moneda extranjera, “lo que afecta gravemente la economía de los migrantes y sus familias”, dice el senador Ricardo Monreal, presidente de la Jucopo y autor formal de la propuesta.

Monreal y su homólogo diputado, Ignacio Mier, anunciaron que se va a conformar una Comisión Bicameral para discutir posibles modificaciones que aseguren que los citados excedentes sean de procedencia lícita.

En esas discusiones van a participar representantes de Banxico, la SHCP, la Asociación Mexicana de Bancos, la Comisión Nacional Bancaria y quienes quieran sumarse.

Morena actuará con responsabilidad y con apertura para que, de ser necesario, se enriquezca el dictamen, dijo el zacatecano. Aunque dejó claro que la iniciativa se mantiene.

“No tenemos ningún inconveniente con que se amplíe el debate en las dos semanas de enero en esta comisión bilateral, con los actores y sectores que deseen participar”, destacó.

En la rueda de prensa conjunta no quedó claro si la minuta iría al pleno de los diputados en el periodo extraordinario, anunciado para enero.

Le preguntamos a Monreal. Esto fue lo que respondió: “Estamos en eso, pero creo que será hasta el ordinario”.

 *En el Banco de México están de plácemes con el anuncio. Y es que después de agotar todas las instancias, pudieron abrir este espacio.

“Es una muy buena noticia. Desde el minuto uno del proceso legislativo estamos pidiendo las mesas de análisis y de diálogo”, nos hizo notar una fuente del banco central.

El aplazamiento constituye, para ellos, la oportunidad de analizar, con calma y elementos técnicos, los riesgos que corre el Banxico con un ordenamiento así. 

Las divisas extranjeras que quede obligado a adquirir ni siquiera cumplirían con las condiciones económicas para formar parte de las reservas.

Un último dato que ayuda a la comprensión del tema: Las cantidades de moneda extranjera correspondientes a remesas representan alrededor del uno por ciento del total. El 99 por ciento llega vía transferencias electrónicas.

Estamos hablando que de enero a septiembre del 2020 se recibieron remesas, en efectivo, equivalentes a 200.9 millones de dólares.  Las transferencias electrónicas significaron 29 mil 964 millones de dólares, en ese lapso.

 *La directora de Unicef, Henrietta Fore, dice que los maestros deberían tener prioridad para ser vacunados contra el covid-19, después del personal sanitario y la población en riesgo.

La idea ha sido retomada por el titular de la SEP, Esteban Moctezuma. En reuniones internas del gobierno federal ha planteado que el magisterio tenga como estímulo, por su esfuerzo en la educación a distancia, la vacunación en los estados donde el semáforo cambie a verde, para que las clases puedan reanudarse.

 *Desde Nueva York nos llega la noticia de que el embajador mexicano ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente, afina las últimas notas con su equipo que, a partir del primero de enero, se integra al Consejo de Seguridad.

México se integra como miembro no permanente a este organismo de las Naciones Unidas encargado de mantener la paz y seguridad en el mundo.

Nuestro país ha sido parte del Consejo de Seguridad en cuatro ocasiones.

Publicado en Excelsior