España prohibirá a partir del martes la entrada de todos los viajeros procedentes de Reino Unido que no sean ciudadanos españoles o residan en el país, en medio de la preocupación por la rápida propagación de una nueva cepa de coronavirus.

Además, se intesificarán los controles en la frontera con Gibraltar, donde ya se ha detectado al menos un caso de la nueva variante de COVID-19, dijo el lunes el Gobierno del socialista Pedro Sánchez en un comunicado.

“La decisión de España se ha adoptado de manera concertada con Portugal y supondrá también un reforzamiento de los controles en el paso fronterizo de Gibraltar”, señaló.

Fuente: reuters