Con la misión de salvar la vida de pacientes con COVID-19 en el Valle de México, un grupo de 394 trabajadores de la salud del IMSS llegó a reforzar los hospitales de la Zona Metropolitana, que se encuentra en emergencia sanitaria ante el alto número de contagios y hospitalizaciones por la COVID-19.

Este miércoles no sólo llegó la vacuna de Pfizer contra la COVID-19 a la Ciudad de México, también lo hizo el segundo bloque del “ejército médico” que integrará la Operación Chapultepec, con el objetivo de apoyar a sus compañeros en el combate de la pandemia en la capital del país, que se encuentra en semáforo rojo.

El primer grupo llegó el fin de semana, y hoy arribaron 394 trabajadores de la salud de diversas entidades federativas para atender la Zona Metropolitana, más afectada por la COVID-19. Se espera que en el trascurso de los próximos días llegue el resto de los refuerzos para atender la emergencia sanitaria.

Veracruz figura como el estado que más elementos aporta para reforzar los hospitales COVID del Valle de México, en total son 61 profesionales del sector salud los que llegaron a la capital del país; le siguen Sonora, con 45; Tabasco, con 32; Michoacán, con 33  y Colima, con 30.

Este segundo grupo de apoyo trae el mejor regalo en estas fiestas decembrinas al Valle de México: amor, esperanza y profesionalismo para salvar vidas ante la pandemia. Esta ayuda representa un respiro para personal médico y de enfermería que llevan meses al frente de la batalla contra el coronavirus, que ha dejado en la Ciudad de México 20 mil 324 defunciones y 297 mil 345 casos acumulados.

Doctores, enfermeras y enfermeros empezarán a ir los hospitales asignados, por ejemplo, al Hospital General de Zona (HGZ) No. 194 de Naucalpan, al HGZ 2A Troncoso, o al Hospital de Expansión Autódromo Hermanos Rodríguez, el cual se amplió el contrato hasta el mes de marzo de 2021.

El plan es que se mantengan por lo menos un mes en apoyo a sus compañeros, y de ser necesario se prolongará su estadía o vendrían más trabajadores de la salud a sustituirlos. En total, más de 600 médicos y enfermeras levantaron la mano para ayudar en Ciudad de México, Estado de México y Baja California.

El IMSS puntualizó que el personal médico y de enfermería proviene de estados que tienen una ocupación hospitalaria menor al 80 por ciento, y aseguró que en ningún momento se desatenderá la atención médica en esas regiones.