FRANCISCO RODRÍGUEZ

El camino directo al infierno, sin tocar baranda, está empedrado de malos consejos. Y es que quienes no saben son como los que no ven, ni oyen, ni sienten, ni digieren. Desgraciadamente ése es el caso del México actual, entre las ambiciones de uno y de otro bando.

Por ello se salieron con la suya los asesores áulicos del “caudillo”. Puros extranjeros infiltrados y hasta extraterrestres locales que no conocen, ni de oídas, el funcionamiento ni los resortes del aparato. Ya se vio hasta la saciedad que no tienen el mínimo barniz, menos el necesario para recomendar nada.

Ni siquiera soluciones esquemáticas a problemas de suyo simples. Y han provocado en sólo cuarenta y ocho horas dos autogolpes de Estado letales al corazón del poder prestado. El autogolpe militar y el moral, en una sola toma.

Los dos, nada silenciosos ni blandos, sino escandalosos y mortales, en un momento en el que el barco de la llamada Cuarta Transformación naufraga en medio de un mar proceloso y sin fondo cuantificable ni medible en nudos marítimos.

Pimeño‎ Ibarra, John Ackerman, Paco Ignacio Taibo III y compañía bajaron ya, junto al “caudillo” haciéndole al Petrarca, al lugar sin límites de las almas perdidas. Al oscuro anillo del sufrimiento civil, al extravío definitivo del que no se regresa jamás.

El consejo: deslindarse

Ante el asesinato de Aristóteles Sandoval, ejecutado con precisión y limpieza del lugar del crimen, que solo pueden ofrecer las bandas delincuenciales protegidas y algunos sicarios del sistema político, el guatemalteco Ibarra, el gringo Ackerman y el español Taibo aconsejaron deslindarse y no atraer la investigación: dejarla toda enterita al fiscal estatal, más desprovisto que un perro de ciego. Todos lo saben.

Los aparatos de inteligencia y procuración de ese nivel están reservados por ley al manejo del sistema federal del simulacro. No tenían que haber enseñado los chones de esa forma tan expuesta ante la opinión pública, pues iba a dar lugar a especulaciones demasiado fundadas y efectivas. Piensa mal y acertarás.

Autogolpe militar

Porque inmediatamente después ‎de tales sucesos, los anuncios presidenciales de que otra vez, todas las obras y aeropuertos, incluyendo la megacentral avionera de Santa Lucía y el trenecito chu chú peninsular, más la dirección estratégica de los asuntos de seguridad nacional…

…y hasta la distribución e inyección de las vacunas desapareciditas, y todavía no pagadas por falta de presupuesto asegurado, están confiados al Ejército, como si éste fuera un departamento de bomberos a sueldo, al servicio de toda ocurrencia y de toda necesidad que no se puede solventar ¡con los dos millones de burócratas habilitados por el servicio profesional de carrera!

Y autogolpe moral

Y por si el autogolpe militar –que está llevando al país a una senda transitada hace dos siglos– no fuera suficiente, llegó el autogolpe moral, designando en la titularidad de la Secretaría de Educación Pública a Delfina Gómez, una maestra de cajoncito, parte íntima del mecanismo morenista depredador del texcocano Higinio Martínez, héroe de la Cuarta Decepción.

Una profesora de primaria que no tiene una puñetera idea del problema educativo que presenta México. Una pobresora que llevará al país directo al Silabario de San Miguel y a los cuadritos, rayitas y bolitas del papel cuadriculado, mientras los socios comerciales de la Nación aplican en niveles avanzados la economía del conocimiento.

Una maestra de pueblito que con su vocabulario y su pedagogía de brinquito, igual al del Ejecutivo máximo, conducirá al embrutecimiento nacional, a un país con altos excesos de analfabetismo práctico, digital y funcional.

Los pobres le salen baratos

Un mensaje electoral dirigido sin duda, con exceso de demagogia y clientelismo al público chairo, ése conglomerado de paisanos que no se ha dado cuenta que no los quieren por pobres, sino porque salen baratos al proyecto del ejército de votantes que el “caudillo” de marras acapara para su reelección.

De esos que tripula para lograr el sometimiento sin chistar de un país miserable y exhausto, sujeto a la dictadura y el nepotismo. Utilizando de nuevo a una pobre mujer que jamás se dio cuenta de que fue utilizada en el pasado reciente para dejar pasar a Alfreditito del Mazo III y sellar el pacto de continuidad con el Grupo Atracomulco.

Una mujer que llega, gracias al veto impuesto por la dupla López – Romero Oropeza para impedir el arribo de Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca, quien si no lo hubiera hecho mejor, al menos hubiera mandado una señal de institucionalidad funcional.

Pero al darse cuenta el joven oaxaqueño consentido, con sagacidad prefirió quedarse a terminar su sexenio como mandatario estatal, en lugar de naufragar sin chaleco salvavidas en la tormenta que le espera dentro de poco a la nave de la Cuarta Decepción.

El fascismo, la solución terminal

Vayamos olvidando de una vez y para siempre el sueño de una noche de verano de la Cuarta Transformación. Las democracias formales y sus instituciones han sido hechas a un lado para que no sean vistas como amenazas, sino como el instrumento perfecto para legitimar la usurpación del Estado. La suerte está echada, no puede haber marcha atrás.

El fascismo, la solución terminal, ya es lo único de lo poco que queda. Asomará cualquier día su rostro demacrado para torcer y ajustar el asalto al poder. Nadie en su sano juicio puede confiar los bártulos a la soldadesca encabronada con sus corruptos altos mandos que no les dan ni pa’ los chescos, y a los ignorantes, sin saber que se trata de una argamasa letal e inicua.

Y sí, la serpiente ayer encantada, acabó mordiéndose la cola. Nadie puede engañar a todos todo el tiempo, decían los clásicos.

Pero los asesores áulicos se salieron con la suya, en contra de todo un pueblo sensato y aguantador como el que más.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Más allá de lo terrenal y por ese afán de romper con la tradición de un laicismo anti religioso e introducir un laicismo de colaboración con los valores religiosos y el ejercicio del poder, AMLO es el primer presidente de la República que dice cargar en su cartera una imagen de la Virgen de Guadalupe, que lanza a su partido político un 12 de diciembre y que al organismo lo bautiza con uno de los apelativos de la aparición del Tepeyac; que también trae consigo uno o varios detentes, y que hace múltiples referencias a la Biblia. ¿Será que también la Virgen le habla?

https://www.indicepolitico.comindicepolitico@gmail.com@IndicePolitico@pacorodriguez