La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se dijo optimista de la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos el próximo 20 de enero, mejore las condiciones para los migrantes en aquel país.

“Las declaraciones y compromisos del presidente electo (Joe Biden) y de la vicepresidente (Kamala Harris) del futuro inmediato de la política de la Casa Blanca, ante la migración y los migrantes nos permite ser optimistas”, dijo.

Durante la XXXII Reunión Virtual de Embajadores y Cónsules 2021, organizado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, Sánchez Cordero recordó que faltan unos días para el cambio de administración en EU, con la que México tiene “las relaciones más complejas y más intensas”.

Afirmó que “el relevo en la Casa Blanca, la llegada del presidente Biden y la vicepresidenta Harris, es un acontecimiento que tendrá inmediatas repercusiones en la relación bilateral”.

Apuntó que uno de los asuntos más relevantes en la relación bilateral es la migración, porque también tiene impacto directo en las relaciones de México con Centroamérica y con otras naciones en otros continentes.

Dijo que, como lo expresó el pasado 14 de diciembre el presidente Andrés Manuel López Obrador en su carta al presidente electo, Joe Biden, “el Gobierno de México tiene expectativas muy positivas para la relación con el próximo presidente de los Estados Unidos”.

Sánchez Cordero comentó que la migración es uno de los fenómenos que marcarán el siglo XXI, porque pone a prueba la capacidad de cooperación, colaboración y corresponsabilidad entre las naciones.

“La situación geográfica, económica y social de nuestro país nos obliga a atender las cuatro dimensiones del fenómeno migratorio, su origen, su tránsito, su destino y su retorno.

“Desde el inicio de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, hemos dejado en claro que los derechos humanos son el eje rector de nuestra política migratoria. Como todos y todas recuerdan el flujo migratorio que ingresó por nuestra frontera, nuestra Frontera Sur y cruzó por México para tratar de llegar a Estados Unidos alcanzó en 2019, un volumen no visto en muchísimos años”, apuntó.

Recordó que esta situación provocó una seria tensión entre el gobierno mexicano con su homólogo de Estados Unidos, incluso con amenazas de imponer sanciones arancelarias a nuestro país, sumado a políticas migratorias sumamente restrictivas por parte de la Casa Blanca.

“Tras los acuerdos alcanzados los secretarios Marcelo Ebrard y Pompeo, nuestro gobierno se comprometió a ordenar y regular el paso de migrantes por nuestra Frontera Sur, así lo hemos hecho y así lo hicimos, sin embargo, el flujo migratorio disminuyó a partir del mes de agosto del año 2019, manteniéndose la tendencia decreciente el resto del año y hasta febrero del 2020, en los meses siguientes de marzo a mayo observamos una importante disminución de flujos migratorios sobre todo provocada por la pandemia Covid-19”, resaltó.

Finalmente, dijo que en 2020 los flujos migratorios se ubicaron en poco menos de la mitad alcanzados en el 2019, aunque a partir de junio volvieron a incrementarse mes con mes.

Fuente: El Economista