Los padecimientos bucales periodontales deben tener la misma relevancia en atención médica que enfermedades crónico-degenerativas como la obesidad, diabetes o hipertensión, ya que inflaman las células de todo el cuerpo y deterioran la salud con la misma contundencia, afirmó la especialista Marilú Barajas Carbajal, para la Universidad Autónoma del Estado de México. 

Al dictar la conferencia “Medicina periodontal”, en el marco del Programa de Formación Integral del Alumno de la Facultad de Odontología de la UAEM, la experta explicó que padecimientos como la gingivitis o los periodontales deben abordarse por los profesionales como enfermedades que tienen impacto en todo el cuerpo y no como exclusivos de la cavidad bucal, ya que pueden causar una inflamación crónica.  

Indicó que en México la gingivitis y los padecimientos periodontales son la quinta enfermedad de la población y aunque no fallecen por esta causa, la prevalencia es alta. 

La inflamación periodontal y la gingivitis, sostuvo, causan daño local y a distancia, contribuyendo de manera importante al deterioro de la salud, enfoque que ha tomado mayor fuerza científica en el presente siglo. 

Detalló que al igual que el sobrepeso y obesidad, que producen inflamación subclínica, es decir, celularmente están ocurriendo procesos inflamatorios que el paciente no percibe, con la peridontitis también se genera un proceso similar que puede ser crónico, subclínico y sistémico. 

“Cuando un paciente padece periodontitis, aunque sea una persona atlética y no tenga obesidad o sobrepeso, le está ocurriendo lo mismo que a quien padece obesidad mórbida, afectando la circulación y las células, por lo que es imprescindible dar importancia a estas enfermedades bucales”. 

Marilú Barajas Carbajal abundó que las enfermedades respiratorias e hipertensivas, ubicadas entre los primeros padecimientos y causas de muerte en América Latina, están relacionadas con la cavidad bucal y el periodonto. 

Aseguró que las bacterias de la cavidad bucal y periodontal tienen mucha facilidad de viajar e instalarse en cualquier ecosistema humano. Estamos ante microorganismos que son nuestros depredadores y lo peor, dormimos con ellos. “La cavidad bucal es un zoológico de microorganismos, pero cuando ya hay caries o periodontitis, ya es un millón de zoológicos, que se pueden diseminar al resto del cuerpo”.