El presidente Andrés Manuel Obrador aseguró que si desaparece el Instituto Nacional de la Transparencia (INAI) se garantizará el acceso a la información en “fast track”, es decir, se buscará que se entregue la información en 72 horas, y quien no la proporcione sería sancionado.

“Se buscará un mecanismo para que de manera rápida se sancione al funcionario que no entregue la información”, aseguró.

Ayer, el mandatario anunció que su gobierno preparará una reforma administrativa para que los organismos autónomos sean absorbidos por las dependencias federales.

Respecto a la labor del INAI, planteó que pasaría directo a la Secretaría de la Función Pública.

“Vamos a hacer un análisis minucioso de lo que más conviene, desde luego, garantizando la transparencia que es una regla de oro de la democracia. No significa tener transparencia el que haya un aparato burocrático creado con ese propósito. Se creó el aparato burocrático para la transparencia y no hubo transparencia”.

Señaló que durante el gobierno del expresidente Vicente Fox se decidió mantener reservado el tema de la condonación de impuestos a empresas, también recordó que el expediente sobre el caso Odebrecht se reservó, “no se transparentó y eso fue decisión del INAI”.

“Estos organismos (autónomos) se crearon bajo el periodo neoliberal cuando lo que han hecho es servir de cortina de humo para que se cometan ilícitos y haya ocultamiento de información, son como tapaderas, son organismos alcahuetes, que justifican todo, para eso se crearon y cuestan mucho, no benefician al pueblo”, señaló.

“Nosotros queremos ahorrar para que todo eso se le destine al pueblo, se utilice para el desarrollo y no tengamos que aumentar la deuda ni cobrar impuestos, ni decretar gasolinazos, ¿y cómo le hacemos?, ahorrando”.

López Obrador sostuvo que no se van a permitir los monopolios y que a todos los trabajadores se les va a garantizar su trabajo, pero que se buscará la forma de hacer eficiente y no onerosa ni costosa la administración pública.

Fuente: Animal Político