FRANCISCO RODRÍGUEZ

Lo dicho: antes de parar en seco a los nuevos filibusteros debe tomarse en cuenta lo que no les importa: no les importa la legitimidad, ni el reconocimiento del apego a la ley, ni el desprecio general, ni la mofa internacional, ni los límites del abuso de las funciones conferidas.

Han hecho un dogma de todos los modos de depredación, de todas las injurias a la patria, del arrase de la soberanía, han llegado a los extremos punibles del ridículo y del escándalo generacional, de los excesos pueriles y macabros que puedan cometer. Para ellos todo es y debe seguir siendo Jauja en su propio provecho.

Los nuevos filibusteros no conocen, como en el pasado, otra ruta más que la del dinero mal habido, el chantaje, la mentira y la extorsión, porque son producto de ella. Repartir nuestros recursos si acaso de manera esquizofrénica, inodar a todos sus paniaguados en el enjuague, convencer a través de la manipulación de medios comprados, empoderar a dinastías melifluas, buenas para nada.

Como actúan sin decoros mínimos, no se dan cuenta de que la inmensa mayoría de la población no se traga la miserable campaña de denostación, injuria y engaño que quieren inocular ‎en momentos en que todos buscan el cambio de rumbo y la esperanza, a través de coaliciones honestas contra su populismo tóxico. No conocen fronteras.

A falta de soluciones, recurren a la represión y al golpismo

Ignorancia, prepotencia, ineptitud, voracidad y ostentación son las divisas de esa claque que incendia a los países y que forma una mezcla explosiva. Su desmedida inconsciencia, atizada por el odio y el miedo de perder sus cargos y su libertad personal, es realmente incontrolable, todo porque así llegaron y así quieren permanecer eternamente.

Transmiten la seguridad de que los países les fueron ofrecidos en bandejas de plata, sin medidas ni consecuencias legales. Sólo del pueblo depende dar la vuelta de tuerca que exigen ésta y cualquier generación futura, pues nacieron en una nación que merece respeto, honestidad y esfuerzo para alcanzar las metas que se propusieron nuestros ancestros. Lo que no hagamos por nosotros mismos, nadie lo hará.

Cuando el poder fue ejercido por profesionales, lo hicieron sin miedo. Hoy, éste es el principal enemigo de la clase gobernante, si se le quiere llamar de alguna forma. Por eso es su odio contra la humanidad. Todos quieren los beneficios del cetro, pero muy pocos lo honran. Todos han sido atrapados por el narcisismo y por el miedo.

Hoy estamos en las manos de la delincuencia complicitada y protegida por el poder. En el puño de sujetos menores ateridos por el miedo y el odio concomitante, porque a falta de soluciones, todos recurren a la represión, el golpismo y la barbarie. La única forma de librarse de ellos es por la verdad y la limpieza. Los males de la democracia se curan sólo con más democracia.

Han comprobado que la ética es como la digestión, cada quien tiene la suya. Para ellos no hay mayor regla que la obsesión de la perpetuidad en el poder, a costa de lo que sea. Por encima de cualquier principio, por arriba de cualquier vida humana.

Donald Trump atizó el revanchismo de las pandillas de chairos

Lo que acaba de pasar en Estados Unidos ha puesto en guardia a todos los que tienen dos dedos de frente. La tarde de perros en Washington convirtió al Capitolio, no tomado desde hace más de dos siglos por los ingleses, en una chusca escena del crimen. Armas largas, bombas de fabricación casera, ignorancia, más el financiamiento de Donald Trump, atizaron el revanchismo de las pandillas de chairos wasp (white, anglo-saxon and protestants o, en español, blancos, anglosajones y protestantes).

Como si fuera una réplica de las fantochadas que hemos visto en México, ejecutadas por los chairos locales, los de allá violentaron la sede del Congreso que realizaba una sesión de simple protocolo para comprobar las cantidades de votos ya reconocidas por los colegios electorales y conceder el triunfo a Joe Biden.

Era una aduana menor, después de que los republicanos en el poder habían perdido sesenta demandas judiciales en los estados, reclamando fraude, un fraude que jamás existió. Hasta ahora, son cincuenta y dos detenidos y cuatro muertos, gracias a que Trump los azuzó para mostrar la fuerza y ser salvajes.

Cada segundo que Trump permanece en el poder es una amenaza

La ignorancia y la mentira transmitida a sus chairos, logró que en el Congreso se unieran demócratas y republicanos para reclamar el proceder del presidente anaranjado y amalgamarse en torno de la verdad, finalmente la conclusión fue que Trump nunca ha sido apto, y que cada segundo que permanece en el puesto es una amenaza para la seguridad nacional. En la conclusión, vino el mensaje para todos los que en el mundo pasan por una situación parecida.

Los poderosos diarios de circulación internacional, los canales de televisión, las redes digitales y los congresistas, además de manifestantes en las calles, piden a gritos la destitución inmediata de ese salvaje. Ya se ronda la idea de aplicar la Enmienda 25 de la Constitución para quitarle el poder y confiarlo al vicepresidente Pence, mismo al que Trump llamó cobarde por no ir hasta las últimas consecuencias.

¿Ignora AMLO el cúmulo de juicios pendientes contra Trump?

Y como siempre ha sucedido en los últimos meses, México no ha condenado la violencia suscitada por los chairos wasp en el Congreso de los Estados Unidos, de la misma manera en que siempre se rehusó a reconocer la victoria de Biden y a siquiera felicitarlo por su logro. Los demócratas toman nota, toda vez que esto también puede considerarse parte de la agresión.

Sudando sudores ajenos, el gobiernito modo Tepetitán parece no saber que Trump tiene cinco o seis órdenes de aprehensión por otros crímenes aparte del de este Día de Reyes: crímenes de lesa humanidad por hechos en Irak e Irán, los 850 mil millones de dólares robados con la gran banca en las especulaciones con dinero para  la pandemia en las bolsas de valores…

… el asesinato de periodistas árabes, la enorme defraudación fiscal cometida por omisión de declaraciones en los últimos veinte años, ‎acusaciones fundadas sobre el espionaje electoral en 2016, cometido por consuno con los jenízaros de Rusia, más una larga lista de acusaciones sobre delitos graves en diversos puntos de la Unión Americana.

Son tantos y tan graves, merecedores de enjaularlo inmediatamente, que a lo mejor el vandalismo de la tarde del 6 de enero fue provocado para sustituir las incriminaciones anteriores por un crimen de naturaleza política, lo que lo haría aparecer como un preso de conciencia, salvando sus aspiraciones de postularse en el año 2024, basado en los setenta y cuatro millones de votos obtenidos en los graneros de la basura blanca de los wasp.

Morena, floreros del gabinete y chairos locales ¡hagan su tarea!

La autopsia del Golpe de Estado en Washington revela que Trump perdió todas las batallas clave y que su derrota final es el resultado de no entender que las Fuerzas Armadas de su país tenían la última palabra en aquel país y que Estados Unidos no es Venezuela. El vuelo de buitres republicanos ha caído sobre el cadáver político de Trump.

El pelele petrolero Ted Cruz y el mercenario corporativo Mitch McConnell, no pudieron obstruir el ritual de ratificación de Joe Biden. Ahora, tratarán de convencer a la manada que ellos son los herederos legítimos de esa forma de ejercer el poder.

Así como en Estados Unidos se echa la culpa al esquizoide y a los que lo rodean, porque los que pudieron haberlo parado y nunca lo hicieron, en México tienen por igual la responsabilidad Morena, los floreros del gabinete y los chairos locales.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Luego de una jornada violenta inédita en Estados Unidos tras la irrupción de manifestantes en el Capitolio, el diario estadunidense The Washington Post pidió la destitución de Donald Trump como presidente, al considerar que su permanencia en el cargo representa una amenaza para la democracia en el país. “La responsabilidad de este acto de sedición recae directamente en el presidente (Donald Trump), quien ha demostrado que su permanencia en el cargo representa una grave amenaza para la democracia estadunidense. Debería ser removido”, urgió la junta editorial del Post. “El presidente no está en condiciones de permanecer en el cargo durante los próximos 14 días. Cada segundo que retiene los vastos poderes de la presidencia es una amenaza para el orden público y la seguridad nacional”, señaló en un editorial.

https://www.indicepolitico.comindicepolitico@gmail.com@IndicePolitico@pacorodriguez