El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoce que hay “una diferencia de opinión” con México sobre el espacio fiscal que prevalece para otorgar apoyo de emergencia en el país a las familias y empresas.

“Creemos que México tiene acceso a mercados internacionales y locales a tasas relativamente buenas (…) que cuenta con ahorros y líneas de contingencia que le permitirían aprovechar el espacio para llevar a cabo una política fiscal que apoye más a las familias y a las empresas medianas, para evitar que se presenten más quiebras”, dijo Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

Claramente nadie tiene la verdad absoluta, subrayó. “Pero el hecho que México tenga los esfuerzos de apoyo de emergencia más bajos a familias y empresas del G20 y de Latinoamérica, nos hace pensar que asistir a estos segmentos orientaría mejor al país para aprovechar la recuperación de la economía mexicana e internacional”.

En conferencia de prensa en línea desde Washington, el funcionario explicó que la expectativa revisada del PIB para México en 2021, donde anticipan un avance de 4.3% se sostiene en la dinámica de su socio comercial, Estados Unidos y el avance de la vacunación en el país.

Pero tal como sucede con los demás países de la región de América Latina y el Caribe, sostuvo que “mientras no se extienda una red consistente para limitar los contagios en el segundo trimestre del año la recuperación anticipada estaría en riesgo.”

De hecho, anticipó que en abril, al divulgar el Panorama Económico Mundial, donde suelen otorgar las expectativas actualizadas de crecimiento, planean presentar escenarios alternos que cuantificarán el efecto de escenarios adversos si la pandemia no disminuye

Riesgo reformar Ley de Banxico

En la sesión de preguntas, el directivo del Fondo Monetario reconoció que la intención de modificar la Ley de Banco de México para obligarle a tomar remanentes de dólares en efectivo, “es un tema delicado”.

“Es un tema que va mucho más allá de Banco de México. Es un tema de gobernanza para el país pues puede abrir la puerta a poner en riesgo también la reputación del sistema financiero mexicano”, comentó.

Claramente se debe analizar con cuidado, pues “puede poner en riesgo las buenas prácticas contra el lavado de dinero que tienen el Banco de México y el sistema financiero”.

Sobre las remesas que llegan al país en efectivo y que sustentan la iniciativa, sostuvo que estos flujos son enviados de forma electrónica en su gran mayoría por los connacionales desde Estados Unidos.

“Hay que analizar para que quien siga enviando recursos en efectivo cuente con una vía competitiva que otorgue solución al remanente de dólares, pero con cuidado porque se puede poner en riesgo la confianza en el sistema financiero mexicano y en Banxico”.

Fuente: El Economista