Las modificaciones al proyecto de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República recogen, de manera sensible e integral, las preocupaciones de la sociedad, afirmó el senador Ricardo Monreal Ávila.

En una reunión a distancia con el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, para analizar la iniciativa de ley, el coordinador de la bancada de Morena subrayó que todo proyecto es perfectible; sin embargo, confió en que la propuesta siga su cauce legislativo con un amplio consenso.

Puntualizó que el proyecto deriva de un Parlamento Abierto en el que se privilegiaron el diálogo y la transparencia entre la Cámara de Senadores, integrantes de la Fiscalía General de la República (FGR) y diversos actores de la sociedad civil.

En este sentido, el legislador reveló que su iniciativa sufrió modificaciones profundas derivadas de un intercambio de opiniones entre el equipo de la Fiscalía y un grupo plural de senadoras y senadores.

Entre los cambios, se recogen y refuerzan los conceptos de autonomía de las personas servidoras públicas de la Fiscalía, así como la independencia y autonomía técnica de los agentes del Ministerio Público de la Federación.

Se logró además incorporar, como parte de la estructura del órgano de mecanismos alternativos, la solución de controversias y las facultades de las fiscalías especializadas, las cuales no estaban contempladas en la iniciativa.

Ricardo Monreal detalló que también se reforzaron los registros de elegibilidad para la persona titular de la FGR, y se agregó que no sólo la calidad profesional sea relevante, sino que exista buena reputación y honorabilidad para ocupar este cargo.

Dijo que quien encabece la Fiscalía deberá comparecer ante cualquiera de las dos Cámaras del Congreso de la Unión y remitir anualmente, durante el segundo periodo ordinario de sesiones, un informe de actividades.

Por otra parte, se incluyeron los supuestos de suplencia y representación de la persona titular de la FGR. En caso de ausencia definitiva, la titularidad de la Fiscalía General será ocupada temporalmente por quien encabece la Fiscalía de Control Competencial.

En cuanto a la renuncia del Fiscal General, la cual no estaba contemplada, deberá ser sometida al Pleno del Senado para su aceptación y aprobación, mediante el voto de las dos terceras partes. La renuncia solamente procederá por causa grave, así calificada por este órgano legislativo.

Ante una necesidad social, en el proyecto de ley se establecieron los derechos de las víctimas, entre los que destacan informar a la víctima del delito o a la persona ofendida, desde el momento en que se presente o comparezca, sobre sus derechos, los cuales se deberán garantizar durante todo el proceso penal.

También, se deberán dictar medidas de protección especial a favor de las víctimas, para la salvaguarda de sus derechos o bienes jurídicos; y dictar sin demora la orden de búsqueda y localización de personas desaparecidas, cuando se reciba denuncia de la probable comisión de un delito relacionado con estos hechos.

El senador comentó que la persona titular de la FGR podrá crear comisiones especiales, de carácter temporal, que gozarán de autonomía técnica y de gestión, para colaborar en las investigaciones de fenómenos delictivos de orden Federal que, a juicio de quien encabece el organismo, ameriten su creación.

Estas comisiones tendrán como enfoque el acceso a la verdad, la justicia, la reparación integral y la garantía de no repetición.

Dijo que, además, se sustituye el Plan de Persecución Penal por un Plan Estratégico de Procuración de Justicia, mediante el cual se determinarán las estrategias y los objetivos por desarrollar, para la eficiencia y eficacia en la investigación y la persecución del delito.

Una demanda del representante en México de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos fue mantener el Consejo Ciudadano, pues el proyecto de ley lo suprimía. Esto se logró gracias a los buenos oficios entre los equipos de la FGR y del Senado, afirmó Ricardo Monreal.

Sobre la investigación, persecución y sanción de los delitos previstos en esta legislación, se logró mantener intacta la normatividad por considerar que los cambios afectaban a las víctimas de tales ilícitos, pues en ellos se contempla la investigación, persecución y sanción de los delitos de desaparición de personas.

En cuanto a la participación de la FGR en el Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, la iniciativa eliminaba por completo la participación de la FGR en el Sistema.

Por ello, acotó Monreal Ávila, se logró una redacción alternativa para mantener su participación, tomando en consideración su autonomía constitucional.

“La persona que preside el Sistema Nacional podrá invitar a las sesiones respectivas a representantes de la Fiscalía y de las procuradurías y fiscalías de las entidades federativas, en su carácter de órganos constitucionales autónomos, quienes intervendrán con voz, pero sin voto”.