La industria automotriz mexicana ya venía sufriendo el desabasto de semiconductores lo que había obligado a paros técnicos en algunas armadoras, y ahora, la falta de gas natural proveniente de Estados Unidos ha agudizado esta situación.

Es así que marcas como Volkswagen, Audi, General Motors, Mazda y Ford, anunciaron suspensión de labores o recortes en su producción.

En el caso de Audi y Volkswagen en Puebla, las firmas señalaron que ajustarán su producción con el fin de reducir su consumo de gas natural.

En este sentido, Volkswagen señaló que el jueves y viernes detendrá la producción del Jetta y el viernes la fabricación de la Taos y el Golf.

General Motors, por su parte, detuvo sus operaciones desde el martes en la noche en la plata de Silao, Guanajuato.

La marca aseguro que volverá a arrancar sus operaciones cuando el abasto del combustible quede asegurado en el país.

La nipona, Mazda, paro su producción también en Guanajuato desde el miércoles en la noche y hasta el sábado 20 de febrero.

Ford, en Hermosillo, también metió freno a sus operaciones y redujo la producción de unidades hasta un 75%.

Cabe destacar que el desabasto del energético se debe a la corriente polar que está azotando a Estados Unidos, y en especial a Texas, principal proveedor del combustible.

Y es que el gobernador de Texas prohibió a su industria energética exportar gas natural, con el objetivo de hacer acopio del energético y restablecer la electricidad en su territorio.

Por su parte, la Secretaría de Economía de México informó que está en conversaciones con Estados Unidos en el país a fin de llegar a un acuerdo que garantice el abasto del gas.

Fuente: Alianza automotriz