El Grupo Parlamentario del PAN acusó que la actual crisis por falta de energía eléctrica en diversos puntos del país es el resultado de una pésima política energética y de la ineptitud de este Gobierno, y afirmó que deben fincarse responsabilidades administrativas y penales.

La bancada panista señaló problemas en la producción y almacenamiento de gas natural, transmisión y falta de coberturas, y cancelación de subastas como factores de las causas de los apagones.

En conferencia de prensa virtual, el senador Jesús Horacio González Delgadillo informó que presentó ente el Sendo un punto de acuerdo para exhortar a la Secretaría de Energía y al Centro Nacional de Control de Energía a presentar un informe con las razones técnicas que sustenten el corte en el servicio de energía eléctrica el 15 de febrero de 2021, las actividades necesarias para evitar que se presenten nuevamente eventos similares y los argumentos que se han considerado para no diversificar la matriz energética y garantizar el suministro público de electricidad a los usuarios.

Por su parte, la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, tras hacer un reconocimiento a los técnicos de CFE y CENACE para restablecer el suministro de energía en el país, destacó la importancia de la participación del sector privado para generar energía en México: “desde 1992 el Gobierno se dio cuenta que no podía solo porque no hay recursos públicos que alcancen para atender la demanda del país”.

Indicaron que existe baja producción de gas natural y no hay reserva, ya que en este sexenio Pemex ha preferido no producir gas natural con la idea de elevar la producción de petróleo y en este proceso prefieren quemar el gas asociado a la extracción, lo que ha provocado que las entregas de gas natural se encuentren en declive y no se cubra la demanda nacional.

“México importa gas natural de Estados Unidos, pero no se generan reservas. Y no es porque no se pueda almacenar cómo han querido justificar, es por una decisión de Pemex”, señalaron.

De hecho, la Política Pública en materia de Almacenamiento de Gas Natural obliga a que el Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenagas), cuente para el año 2022 con inventarios capaces de cubrir una demanda mínima de tres días de consumo nacional. Sin embargo, el Gobierno Federal no cuenta con reservas de gas natural en caso de emergencia.

“Una vez más el gobierno miente, porque no se trata de un problema de almacenamiento”, sostuvieron.

En el tema de la transmisión, apuntaron que desde hace un año se han registrado problemas en la red de transmisión, las cuales fueron 4 por ciento superiores entre 2019 y 2020, lo que se agravó al cancelar dos licitaciones para dos líneas de transmisión adicionales.

“En 2019 la propia CFE reconoció recortes eléctricos en Baja California Sur, por lo que estamos frente a un claro ejemplo de incompetencia”, abundaron.

Otra mentira más, dijeron, fue cuando los funcionarios de la CFE le echaron la culpa del apagón del 29 de diciembre a un incendio en un pastizal, y de paso se fueron contra los productores independientes de energía limpia, afectando a cerca de 10.3 millones de usuarios.

La administración actual ha fijado como objetivo principal aumentar la participación de la CFE en la generación de energía, pero ha descuidado la inversión en infraestructura de transmisión, subrayaron.

“La reforma energética abrió el mercado de generación eléctrica a la inversión privada, pero no así la distribución y transmisión, que quedaron exclusivamente en manos de la empresa eléctrica estatal”, expusieron.

En materia de coberturas, abundaron, la CFE tiene la facultad de comprarlas ante incrementos inesperados en el precio del gas natural, para no comprometer sus finanzas, y al mismo tiempo garantizar la compra de combustibles necesarios para la generación de electricidad.

“Ante la tormenta invernal que afectó el suministro de gas natural, los senadores no tenemos la certeza de que CFE haya adquirido coberturas en materia de gas natural, y ahora se quejan de que el precio es excesivamente caro. Con estas declaraciones creemos que en realidad se trata, nuevamente, de un caso de incompetencia, pues la Comisión Nacional del Agua y la agencia meteorológica de Estados Unidos (NOAA) ya habían emitido una alerta de tormenta invernal y no se elaboró un plan de emergencia”, anotaron.

Recordaron que el GPPAN ya había advertido desde el mes de enero de 2019 de la gravedad de haber cancelado las subastas de energía eléctrica, pues son medidas basadas en ideología y no en cifras comprobables y creíbles, por lo que causarían  problemas en el abasto de energía eléctrica e incremento en los precios.

“El presidente tiene una cruzada en contra de las energías limpias, y es por razones ideológicas, pues se ha dicho en innumerables ocasiones que la energía proveniente de fuentes limpias no genera inestabilidad en el Sistema Eléctrico Nacional, y que además son más baratas que la generada por la propia CFE”, lamentaron.

Este gobierno, señalaron, pretendía eliminar a los privados mediante el famoso acuerdo de la SENER en donde se anunció la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional, que afortunadamente fue resuelto en tribunales nacionales, y ahora se quiere modificar la ley para darle la vuelta al sentido común.

“Insistimos, todos estos factores de la crisis energética tienen nombre y apellido:  Se llama incompetencia y está resultando extremadamente cara y perjudicial para todos los mexicanos. El colmo es que el director de CFE, Manuel Bartlett, pretenda llamarle a este desastre una hazaña”, finalizaron.