En conferencia de prensa virtual, el senador José Alberto Galarza, del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano, acompañado por el senador independiente, Emilio Álvarez Icaza, en conjunto con Víctor Manuel Alcerreca, de la Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología (Rednacecyt); Alma Maldonado del CINVESTAV, en representación de ProCienciaMX; Gabriela Dutrénit, de la UAM; David Romero, de la UNAM y; Jaime Parada, titular del Instituto de Innovación y Transferencia Tecnológica de Nuevo León, presentaron la Iniciativa de Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Dicha iniciativa busca diseñar un entramado normativo e institucional, que sume a los sectores social y privado, incremente significativamente los recursos disponibles para la investigación, refuerce las capacidades institucionales para la innovación, fortalezca los lazos internacionales y contribuya a aprovechar el potencial científico-tecnológico de México.  “Esta ley se logró platicando, discutiendo y teniendo comunicación asertiva entre académicos, científicos y actores políticos para poder llegar a tener un producto importante. Hace unos meses el Conacyt por medio de su titular, Álvarez-Buylla, presentó un anteproyecto en el cual ignora todo lo antes mencionado, es un proyecto que no se consensuó, que no se discutió con las autoridades y sobre todo, es un proyecto hipercentralista, exclusivo y que quita recursos al desarrollo de la ciencia y la tecnología”, explicó el senador José Alberto Galarza.

Asimismo, el legislador detalló que la iniciativa está dividida en tres bloques. El primero, es la organización frente a la propuesta del anteproyecto de la Conacyt, con lo cual se propone una visión horizontal, incluyente y que tome en cuenta a los tres órdenes de gobierno. Segundo, tiene que ver con la instrumentación y los temas presupuestales para garantizar el financiamiento del desarrollo científico y tecnológico con al menos el 1% del PIB, que a la fecha se incumple, por lo cual se propone el desarrollo de una Banca Nacional de Desarrollo en temas de ciencia y tecnología. Tercero, retoma los temas de la divulgación científica y la vinculación de la ciencia con el sector productivo.

En uso de la voz, Alma Maldonado, del CINVESTAV y representante de ProCienciaMX, señaló que solo sumando se podrá construir un sistema robusto de ciencia, tecnología e innovación. “No va a ser sin los jóvenes como vamos a poder construir este sistema, una cosa en la que estamos siendo muy claros en esta propuesta de ley; es decir, necesitamos más vocaciones científicas, necesitamos más jóvenes que vean una puerta de ingreso y no que se les cierra el sistema para dedicarse al trabajo científico, académico y de innovación”, aseguró. 

Los panelistas invitados coincidieron en la importancia de esta iniciativa, donde en conjunto con investigadores, científicos y legisladores, lograron perfeccionar la ley debido a que fueron escuchados los puntos de vista de distintos sectores de la sociedad. Además, detallaron que buscan que dicho proyecto contribuya al debate público del país y visibilice la necesidad de seguir invirtiendo en ciencia y tecnología.

Por último, cabe destacar que la próxima discusión legislativa de una nueva Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación deberá sentar las bases para promover los siguientes objetivos:

1.     CTI CON UN ENFOQUE DE DERECHOS HUMANOS. Garantizar el derecho humano al goce de los beneficios del desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación, así como proteger el acceso de las personas y su participación plena, libre e igualitaria en la CTI.

2.     CTI PARA UN DESARROLLO SOSTENIBLE. Orientar la ciencia, la tecnología y la innovación hacia la solución de los problemas centrales del país con una perspectiva regional y global; atendiendo particularmente temas de  inclusión social, alimentación, salud, agua, ecología y otras que,  en general, contribuyan a alcanzar las metas asociadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

3.     TALENTO PARA EL DESARROLLO. Aprovechar el sistema educativo nacional como plataforma de promoción y cultura de la CTI, impulsando la retención, repatriación, desarrollo de investigadores y la atracción de talento científico internacional. Integrar a los sectores productivo y social, dinamizando el circuito de conocimiento para generar valor social. El reto es abatir el rezago actual de sólo 0.7 investigadores por cada mil habitantes y alcanzar en 10 años un índice de 5 investigadores por cada mil. 

4.     PRESUPUESTO ADECUADO CON LIDERAZGO DEL GOBIERNO. Garantizar el apropiado financiamiento del desarrollo científico y tecnológico, asegurando un financiamiento del gobierno de al menos 2% del PIB nacional, incrementando la inversión para mejorar la infraestructura y el financiamiento a la investigación, con el concurso y la participación de recursos privados provenientes de empresas productivas, instituciones particulares educativas y de investigación, fundaciones y organismos de la sociedad civil.

5.     CONSOLIDAR EL SISTEMA NACIONAL DE CTI. Fortalecer el sistema de CTI en el país a nivel local, regional y nacional, con la participación de los sectores público, social y privado, apoyado en un entramado institucional que ampare entidades públicas, universidades, sector productivo y sociedad, para promover la cadena de formación de recursos humanos, el fortalecimiento de centros, los convenios y otros vehículos para la investigación, el financiamiento y la aplicación práctica de conocimientos.

6.     CIENCIA ABIERTA PARA TODOS. Para cumplir con el derecho asentado en el inciso V del artículo III de la Constitución, garantizar el acceso amplio a los resultados del desarrollo de la ciencia y la innovación tecnológica así como al conocimiento científico internacional, creando el Sistema Nacional de Información Sobre Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación con acceso público.

La iniciativa fue turnada a las Comisiones Unidas de Estudios Legislativos Segunda y de Ciencia y Tecnología.