Luis Serieys Zárate

02/03/2021

Ciudad de México

Hace unas semanas la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos demandó al Congreso de la Unión nombrar al Sector Turístico como un sector prioritario para atender durante la pandemia, lo cual fue hasta hoy rechazado por la mayoría de Morena.

En la Cámara de Diputados se señaló que ante la catastrófica crisis en el sector turístico de México, generada por la pandemia del COVID -19, se han perdido casi 300 mil empleos, sólo en los rubros de hospedaje y alimentos, durante el año 2020.

Si esos 300 mil empleos los multiplicamos por 4, que es el promedio de una familia, estaremos hablando de 1 millón 200 mil personas afectadas que dependían del trabajo en hoteles y restaurantes.

Apoyados por el diputado y líder de la CROC, Isaías González Cuevas se impulsó una propuesta a la Comisión de Turismo de la LXIV Legislatura, en el siguiente sentido:

La Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión, exhorta respetuosamente a la titular de la Secretaría de Economía y al titular de la Secretaría de Salud, para que, desde un ámbito de coadyuvancia, sea emitido un decreto por virtud del cual el Turismo sea considerado como un Sector Económico Esencial y Prioritario.

Las posturas puesta a consideración señalaban la importancia económica y social de este sector en México y su condición actual derivada de la crisis sanitaria y económica provocada por el virus denominado SARS-CoV-2 (COVID-19), considerando que el turismo es uno de los sectores más impactados por estas crisis que afecta a hoteles, restaurantes, agencias de viaje, prestadores de servicios de todos los tamaños, así como a los viajeros.

Destacaron en ese momento que los motivos económicos sobre el sector agravaron la situación porque “En México representa el 8.7% del PIB y generó 2.3 millones de puestos de trabajo, en todo el país”.

El sector genera 11 millones de empleos directos e indirectos y representa el sostén de muchas familias mexicanas, debido a que la actividad turística incide directamente en el dinamismo de otros sectores como la construcción, el transporte, las telecomunicaciones y todos los bienes y servicios que demandan los turistas durante sus viajes.

Los servicios de alojamiento (hoteles) participan con el 28.1% del PIB turístico y el de restaurantes con el 15.3%. Estas dos actividades representan el 43.4% de toda la actividad turística del país.

De los 22 mil 570 establecimientos de hospedaje, que suman poco más de 830 mil cuartos, las microempresas -que registran de 1 a 10 empleos- absorben el 80%; las pequeñas el 15.7%; las medianas y grandes 4.3%.

En México hay casi 200 mil empresas de alimentos que generan 2.14 millones de empleos y participan con el 1.3% del PIB nacional; representando el 15.3% del PIB turístico. Alrededor de 190 mil son microempresas, en ellas se ubican las fondas, taquerías, pequeños restaurantes, entre otros.

Todo ello se vio afectado por la pandemia con los siguientes resultados:

Reducción en el consumo turístico de 49.3%; el PIB turístico se redujo a una participación estimada en el PIB nacional de 4.9% de un 8.7% del 2018; se estima una pérdida del 27% del empleo turístico, es decir, poco más de un millón de personas perdieron su empleo derivado de la contingencia.

El consumo interno es el que menos cae con -37.5% y el internacional -41.6%.

En el periodo, se registró por concepto de turismo internacional, un decremento de -55.8%.

En cuanto a turistas internacionales, entre enero-noviembre de 2019, se presentó una baja de -46.2%.

Aunque reconocieron que hubo acciones desarrolladas para mitigar los efectos de la crisis COVID 19, los efectos generaron que algunas entidades federativas diferirán el pago del impuesto al hospedaje, que representa una fuente de ingresos propios para los gobiernos estatales y la mayor fuente de financiamiento de promoción e infraestructura turística en los estados.

18 gobernadores, secretarios de Turismo estatales y empresarios conformaron la Alianza Nacional Emergente por el Turismo a través de la cual pidieron campañas de promoción, mercadotecnia, relaciones públicas, así como implementar una apertura económica turística responsable.

Se ha propuesto realizar acciones para implementar medidas de protocolos sanitarios, como la de Sello de Calidad Punto Limpio V2020; Buenas Prácticas para la Calidad Higiénico-Sanitaria del Sector Turismo, dirigido a toda la cadena de valor turístico en México; el Timbre de Seguridad Turística en la CDMX; el SAFE TRAVEL que creó la WTTC, todos ellos con la finalidad de garantizar confianza y seguridad sanitaria a los turistas.

“Ahora los trabajadores del sector turismo esperamos que el pleno de la Cámara de Diputados apruebe esa iniciativa, para que se reactive la economía de ese sector, y así recuperar los cientos de miles de empleos perdidos”.

Por lo que la CROC, acorde con su compromiso en favor del empleo y el crecimiento económico del país y de las y los trabajadores, convocó a todos los ciudadanos a manifestar su apoyo a ese importante Punto de Acuerdo en beneficio de la Industria Turística.

serieys@hotmail.com