Un juez de Bolivia ordenó el viernes que la expresidenta Jeanine Añez sea trasladada desde la prisión donde se encuentra a un hospital para recibir atención médica inmediata debido a una descompensación en su salud, informó el abogado defensor de la exmandataria, Ariel Coronado.

Sin embargo, desde la cuenta oficial de Twitter de Añez señalaron que si bien la Justicia boliviana autorizó el movimiento, “el gobierno [del presidente Luis Arce] se ha negado a cumplir esa orden judicial. Una vez más estamos ante un abuso del gobierno”, que preside el Movimiento al Socialismo.

Añez, de 53 años, está en prisión preventiva desde el lunes acusada de haber participado a fines del 2019 en un golpe de estado contra el expresidente Evo Morales, que renunció a su cargo tras ganar unas cuestionadas elecciones.

La exmandataria interina niega los cargos en su contra y el miércoles ya había sufrido una descompensación por la cual inicialmente se había pedido su traslado a una institución de salud, pero que después fue cancelado.

“Hemos corroborado que su salud sigue delicada”, había dicho a la tarde Coronado a la emisora local Radio Compañera.

A su vez, el letrado aclaró que Añez no está realizando una “huelga de hambre” como habían indicado algunas versiones, sino que tenía dificultades en la ingesta de alimentos.

“No puede comer. Come y vomita, por ese motivo está comiendo muy poco”, explicó Coronado.

Otros miembros del exgabinete del Gobierno de Añez también han sido detenidos debido a acusaciones de haber instigado el supuesto golpe contra Morales. 

Fuente: El Economista