Las autoridades mexicanas detuvieron a 95 migrantes de Centroamérica que cruzaron el país en avión desde el sur hasta la norteña ciudad de Monterrey, cerca de la frontera con Estados Unidos, informó este sábado el Instituto Nacional de Migración (INM). 

Según un comunicado del INM, los migrantes aterrizaron el viernes por la tarde en el Aeropuerto Internacional de Monterrey, capital de Nuevo León, donde no pudieron demostrar “su estancia regular en el país”. 

Los detenidos, 70 hondureños, 14 guatemaltecos, seis salvadoreños y cinco cubanos, llegaron como turistas en dos vuelos comerciales, uno proveniente de Villahermosa, en el estado de Tabasco, y otro de Cancún, en Quintana Roo, ambos en el sureste de México. 

Un total de 15 personas fueron trasladadas a una estación migratoria de Nuevo León para “iniciar el proceso administrativo” de su deportación. 

Mientras que las otras 72, que declararon viajar en familia junto con ocho menores de edad no acompañados, quedaron “bajo la tutela” del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF). 

Este arresto tuvo lugar el viernes, mismo día en que México impuso pro primera vez durante la pandemia restricciones de viajes no esenciales en su frontera sur con Guatemala y Belice. 

Aunque el gobierno mexicano atribuyó el cierre de su frontera a la pandemia, la decisión coincide con la demanda de cooperación de Estados Unidos en materia migratoria. 

El presidente estadounidense, Joe Biden, levantó el 19 de febrero el Protocolo de Protección a Migrantes (MPP) de Donald Trump que obligaba a miles de solicitantes de asilo en Estados Unidos a esperar su cita durante meses en el lado mexicano de la frontera. 

Tras esta medida, Estados Unidos estimó la mayor ola migratoria en 20 años y Biden pidió a los migrantes que “no vengan” a Estados Unidos mientras no se definen las nuevas políticas migratorias.

Fuente: El Universal