Por: Fernando Moctezuma / @FerMoctezumaO

A mis grandes maestros de vida: Marcela Ojeda, Adrián Ojeda Román, y Adrián Ojeda Castilla; a mis mentores profesionales; a mis amigos, mi novia y familia: mi primera columna fuera del anonimato. Gracias.

De acuerdo con la definición más básica del Estado de Derecho, este se refiere al principio de gobernanza por el que todas las personas, instituciones y entidades, incluido el propio Estado, se someten a leyes que se promulgan y se hacen cumplir por igual y se aplican con independencia, y son compatibles con las normas y principios internacionales de derechos humanos. 

Las instituciones políticas regidas por dicho principio garantizan en su ejercicio la primacía e igualdad ante la ley, así como la separación de poderes, la participación social en la adopción de decisiones, la legalidad, no arbitrariedad y la transparencia procesal y legal.

El Estado de Derecho contempla la estructura de un sistema jurídico y la garantía de libertades fundamentales aplicadas por jueces independientes. Libertad de competencia en el mercado. División de poderes políticos en la estructura del Estado; y la integración de los diversos sectores sociales y económicos en la estructura jurídica.

Con esto en mente, pregunto. ¿Dónde está el Estado de Derecho mexicano; dónde las garantías individuales? La sombra del autoritarismo permea cada vez más y con mayor fuerza en todo México, y esto es en serio. 

¿Qué podemos decir de la división de poderes cuando tenemos un Legislativo que procesa iniciativas preferentes sin cambiarles ni una coma; o qué decir del Judicial, amenazado e intimidado? 

Recuerde usted la magnánima frase que acuñó el Gran Señor en abril de 2019: “Si ustedes se pasan -dijo don Andrés a los comunicadores que acuden a sus Mañaneras-, pues ya saben ¿no? Lo que sucede”, en referencia a la horda de seguidores que lo defienden a capa y espada. 

Lo anterior significa entonces que hasta el famoso Cuarto Poder, nosotros, estamos con el cuello bajo la guillotina en medio de la plaza pública. Tal como en el Siglo XX y anteriores. Lo peor es que este poder absoluto no lo consiguió por sí solo, sino que se lo hemos otorgado todos los ciudadanos, a diario.

De acuerdo con el Índice de Estado de Derecho 2019, que realiza el World Justice Project, México tiene apenas una calificación de 0.45, en una escala de cero a uno, en el respeto al Estado de Derecho a nivel mundial; y en lo regional un tanto peor. México se encuentra en la posición 26 de 30 países de América Latina y el Caribe, y en el puesto 35 de los 38 países de ingreso medio alto incluidos en el Índice.

Así entonces, la única salida que nos queda es comenzar a restarle el poder que le dimos a Andrés Manuel López Obrador. como la Cámara de Diputados que se renovará este año, las gubernaturas y alcaldías en disputa, fortaleciendo los otros contrapesos como los organismos autónomos, la prensa libre y la opinión civil en cualquier escenario, como las redes sociales o la protesta en vía pública. 

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene que entender, como sea posible, que este país no es de su propiedad, ni puede hacer con él y con nosotros lo que le venga en gana. El Gran Señor debe enterarse de una buena vez que sus caprichos y rabietas están a punto de perder efecto. 

Dijo Benito Juárez que “el gobernante de una sociedad no debe tener más bandera que la ley”. Yo… #SóloDigoLoQueVeo. 

JUEGO DE CARTAS:

DE CACERÍA: En esta hambre voraz de conseguir más votos, el presidente anunció que la pensión para adultos mayores se entregará a los 65 años y no a los 68 como ocurre actualmente. Según el mandatario, se beneficiarán a 10 millones 300 mil adultos mayores y que los recursos saldrán del presupuesto público, sin aumentar la deuda, impuestos y sin gasolinazos. Además dijo que de aquí a 2024 este apoyo aumentará en 20%, hasta llegar a los 6 mil pesos bimestrales. Recuerde usted, querido lector, que estos programas sociales se establecen en la Constitución y no dependen de que gane o pierda uno u otro partido. Usted no le debe su voto a absolutamente nadie. // PREMIADOS: Este martes el flamante subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell recibirá, según dijo, un premio por parte del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) por “transparencia proactiva”, según él. Es decir, no importa el subregistro de casos y defunciones por Covid-19 demostrado por el INEGI y las actas de defunción, el galán de Zipolite recibirá un premio por mal-hacer sus obligaciones. //DESESPERADOS: El dirigente nacional de Morena, Mario Delgado informó que impugnarán la decisión del INE sobre las reglas de asignación de los diputados plurinominales, al acusar que tiene intención de afectar su movimiento y que no obtengan la mayoría en la San Lázaro. //NATURALEZA NEOLIBERAL: Recordará usted la crisis de sargazo que se vivió en el Caribe Mexicano a finales de 2018. Bueno, ahora con la Cuarta Transformación hasta la naturaleza se alineó y ya se trata de esta alga, sino que es sacate marino, según el Almirante Eduardo Redondo Arámburo, subsecretario de la Secretaría de Marina.

P.D.: ¿Y el dinero del avión?