La Cámara de Senadores solicitó a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) un informe sobre el proceso de ejecución del Tratado de Aguas Internacionales, celebrado entre México y Estados Unidos, así como las afectaciones que ha tenido la última entrega de líquido en la región del norte de nuestro país.

La Cancillería deberá detallar el impacto que tendrá para nuestro país el nuevo acuerdo, anunciado por el Ejecutivo Federal, el pasado mes de octubre.

En un dictamen que se aprobó sin discusión, el Senado pidió a la SRE que instale una mesa de análisis, donde se analicen las medidas para evitar una crisis como la que sucedió en meses pasados en el norte de México.

También hizo un llamado a los cuerpos policiacos de los tres órdenes de gobierno, para que se respete el derecho humano a la protesta y se abstengan de incurrir en actos de represión. A la Comisión Nacional de los Derechos Humanos solicitó vigilar y garantizar el derecho humano al agua, toda vez que persiste el desabasto en esa zona.

En el documento, senadoras y senadores consideraron importante que se realice una investigación que englobe las afectaciones a esa región, derivadas de la última entrega de agua a Estados Unidos.

Recordaron que las autoridades federales querían tomar el agua de la presa “La Boquilla” para transferirla al Río Bravo y cumplir con la deuda respectiva con Estados Unidos, cuya fecha límite para pagar era en octubre de 2020.

Agricultores de la zona de Chihuahua se opusieron a que el Gobierno Federal cumpliera con el acuerdo internacional, por temor a quedarse sin este insumo básico para sus cosechas.

Lamentablemente, agregaron, las protestas terminaron en enfrentamientos con la Guardia Nacional y se ocasionó un conflicto entre los gobiernos Federal y el de Chihuahua.