El exconductor de la aplicación móvil Cabify, Ricardo Alexis N., fue declarado culpable del feminicidio de Mara Fernanda Castilla, joven de 19 años y estudiante universitaria en Puebla, ocurrido el 8 de septiembre de 2017.

Hace más de tres años el entonces chofer fue detenido el 13 de septiembre, por su presunta responsabilidad en la privación ilegal de la libertad de la joven, ya que había sido el último en verla.

Tres días después de su detención y ocho días más tarde de la desaparición de Mara, las autoridades poblanas confirmaron el hallazgo del cuerpo de la estudiante en un terreno de Tlaxcala; había sido violada y asesinada el mismo día de su desaparición.

Fue hasta el 18 de septiembre de 2018 que la Fiscalía General del Estado de Puebla informó que Ricardo Alexis fue vinculado a proceso por el feminicidio de Mara Castilla y ratificaron la medida cautelar de prisión preventiva en su contra.

Este 6 de abril se celebró la audiencia en la cual el Tribunal Colegiado del Enjuiciamiento resolvió que Ricardo N. era culpable de haber agraviado y estrangulado a Mara, informó Proceso.

Será el 12 de abril que se emita el fallo condenatorio, en el cual se determinará el tiempo que el culpable deberá permanecer en la cárcel. Podría ser condenado de 40 hasta 60 años de prisión, según el Código Penal de Puebla, citado por el mismo medio.

La estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP) salió la noche del 7 de septiembre de 2017 a un bar en Cholula. A la mañana del día siguiente abordó un taxi de la compañía Cabify para dirigirse a su domicilio, al cual nunca llegó. Las grabaciones de las cámaras de seguridad mostraron que el vehículo llegó al punto, pero la joven no descendió.

Su hermana denunció su desaparición ante la justicia y en redes sociales, lo cual ejerció presión sobre las autoridades. A partir de ese día, familiares y amigos comenzaron con la búsqueda de Mara.

El chofer del vehículo se presentó voluntariamente a declarar ante el Ministerio Público, afirmando que había llevado a la joven a su casa y había descendido del móvil, aunque las grabaciones desmintieran tal versión. 

Tras hallar el cuerpo de la joven, fue detenido por acreditarse su presunta responsabilidad en los hechos, y en los tres años consecutivos hubo atrasos en su sentencia e incluso, logró ampararse ante ciertos delitos de los cuales era imputado.

Fuente: proceso