Como una amenaza a los datos personales de la ciudadanía, así calificó la Conferencia Patronal de la República Mexicana (Coparmex), en su capítulo Ciudad de México, al Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, aprobado este martes por la Cámara de Senadores.

En dicho padrón, se registrarán datos biométricos de los usuarios de telefonía, como iris, rasgos faciales y huellas dactilares, además de fecha y hora de la activación de la línea, nombre completo del titular, nacionalidad, número de identificación oficial, domicilio.

“Preocupa que el Registro de Usuarios repite los errores cometidos en regulaciones previas con las mismas características, las cuales, lejos de combatir la inseguridad y la extorsión telefónica, generaron más riesgos para la ciudadanía y derivaron en el aumento de esos y otros delitos”, criticó el director de Coparmex CDMX, Armando Zúñiga Salinas, quien además es un empresario del sector de la seguridad.

El registro, refirió, “viola el principio de presunción de inocencia al asumir que la persona responsable de una línea registrada, automáticamente será responsable por cualquier delito asociado a un número que podría ser utilizado por cualquier persona”.

Además, “cualquier filtración o acceso no autorizado (al Padrón) representaría una seria violación a la privacidad de la ciudadanía de forma irreversible y podría poner en riesgo incluso su patrimonio por ser información que se utiliza para proteger su acceso a cuentas bancarias y sistemas financieros”.

La iniciativa privada en la capital subrayó que “la adopción de este tipo de medidas, no son dignas de un gobierno democrático y plural, y sólo pueden ser interpretadas como una nueva señal del riesgo que enfrentan los valores democráticos en nuestro país”.

“Desde el centro empresarial de la Ciudad de México hacemos un llamado al Poder Ejecutivo para que revise con cuidado el proyecto y sus implicaciones antes de publicarlo en el Diario Oficial”, remata la Coparmex CDMX en su posicionamiento público.

Fuente: Forbes