UNICEF, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), la Cooperación Alemana al Desarrollo en México (GIZ) -a través del Fondo Conjunto México-Alemania- y la Secretaría de Educación Pública de México (SEP) presentaron esta mañana el proyecto “Inclusión educativa para niñas, niños y adolescentes en situación de migración”.

Este proyecto, que tendrá una duración de dos años y concluirá en diciembre de 2022, tiene como finalidad promover el acceso a la educación básica de las niñas, niños y adolescentes en situación de migración, trabajando de manera coordinada en acciones puntuales para su incorporación a las escuelas del país y difundiendo información sobre los estándares internacionales en temas de no discriminación en el marco de la educación. Su objetivo es también desarrollar e implementar un protocolo de acceso a las escuelas de educación básica que permita identificar y eliminar las barreras que, en la actualidad, limitan el ingreso, permanencia y conclusión de la educación de esta población.

“Las niñas, los niños y adolescentes tienen derechos, y estos viajan con ellos. Las acciones que se emprenderán con este esquema de colaboración contribuirán a visibilizar la importancia de promover el derecho a la educación de las niñas, niños y adolescentes en situación de migración que se encuentran en territorio mexicano, así como incentivar a la población migrante a solicitar, acceder y permanecer en los servicios educativos”, explicó Christian Skoog, Representante de UNICEF en México. 

México es un país de origen, tránsito y destino de flujos migratorios. En 2018, la ENADID señaló que en el país residían un millón 074 mil personas que nacieron en otro país, de las cuales el 4.9% eran niñas, niños o adolescentes de 0 a 17 años. Por su parte, la Unidad de Política Migratoria indicó que, en 2019, pasaron por México 52 mil niñas, niños o adolescentes, 23% de ellos no acompañados. Tal como lo indican el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales, la Convención de Derecho del Niño y la LGDNNA, independientemente de su situación migratoria, todas las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a una educación inclusiva y de calidad.

El proyecto se trabajará en 3 niveles:

1.      Nivel regional (países del Triángulo Norte de Centroamérica y México), para generar acciones que promuevan el derecho a la educación, y que incentiven la certificación y el reconocimiento de estudios de niñas, niños y adolescentes migrantes.

2.       Nivel nacional, para implementar estrategias intersectoriales que permitan fortalecer las capacidades de autoridades educativas a través de una “Ruta de Acceso a la Escuela”, compuesta por protocolos de acceso, obtención de datos estadísticos, generación de capacidades, difusión de información e iniciativas de cambio de comportamientos.

3.      Nivel local, para desarrollar modelos educativos inclusivos y de calidad que atiendan las necesidades educativas en tres de los estados prioritarios, mediante componentes psicoemocionales, de renivelación para quienes no tienen el nivel educativo acorde a su edad y de apoyo al tránsito a las escuelas, que implica acompañar a las niñas, niños y adolescentes, y a las escuelas y autoridades educativas, en su preparación e ingreso.

“Este proyecto ofrece muchos modelos y soluciones innovadoras en la integración de niñas, niños y adolescentes en contextos migratorios, pero también en el fortalecimiento de alianzas existentes y nuevas” señaló Martina Vatterodt, Consejera de Política de Cooperación en la Embajada de Alemania en México. Es especialmente importante “ante la pandemia de COVID-19, que causó en muchos países fuertes retos en la cohesión social y aumentó la desigualdad, también en la educación, reduciendo las oportunidades educativas de NNA en muchos países. Por eso, celebro el proyecto por buscar la reducción de estas brechas de inequidad educativa entre NNA en México”.

“Este es un proyecto sin precedentes en México que suma los esfuerzos de actores de la sociedad civil, academia, agencias de Naciones Unidas y otros organismos internacionales con el objetivo de promover la inclusión educativa de esta población”, señaló Christian Skoog en la presentación del proyecto. “Además, frente a la pandemia por COVID-19 a la que nos enfrentamos y previendo las acciones para el regreso a clases, las poblaciones en condiciones de mayor vulnerabilidad, tales como la migrante, debe ser una prioridad”, agregó el Representante de UNICEF en México.