Después de cinco años peleando en la instancia legal contra la Conade luego de que la dejaron fuera de los Juegos Olímpicos de Río 2016, la esgrimista Paola Pliego apareció en conferencia de prensa para hablar de la sentencia que dictaron a su favor y por el que la Comisión deberá pagarle 15 millones de pesos, los cuales la deportista y su equipo de abogados espera sea voluntario.

En la conferencia vía Zoom estuvieron sus abogados Ricardo de Buen, Juan Ignacio Castañeda y Alberto Román quienes informaron que se podría hasta embargar a la Conade, en caso de que no tenga el recurso económico para pagar los 15 millones de pesos con los que se les sancionó, después de dejar a la atleta fuera de los Juegos Olímpicos de Río 2016 por un doping que se demostró era falso.

Alberto Román explicó que “la sentencia por disposición de la Ley, es inmodificable, siempre existe la posibilidad de ir a un amparo directo. Condena a pagar los gastos y honorarios legales y es en general lo que valoró y determinó. Esperamos que la Comisión Nacional del Deporte haga lo correcto, ahora que tienen dos fallos, esperamos haya un cumplimiento voluntario, es un momento idóneo, confiamos que la Comisión hará lo que se debe y en caso de que por cualquier razón decidieran alargarlo, seguiremos haciendo lo necesario para que la sentencia se cumpla”.

Sin embargo, en la Conade se han encargado de decir que no tienen dinero ni para los deportistas mexicanos, algo que para Alberto Román sería muy trágico y en ese caso la Comisión debe acreditar que está en estado de insolvencia, algo muy complicado para un organismo gubernamental.

“Será un tema de la Conade acreditar que está en estado de insolvencia y buscaríamos coactivamente, si no lo haremos al estado mexicano, pero un organismo de la República no puede decir que no puede pagar un fallo. Sería trágico que no hubiera dinero para los deportistas, menos cuando existe la sentencia desde que vino la reclamación, entonces me parecía increíble y muy irresponsable que no estuviera preparados para esta contingencia”, añadió.

Por su parte, Paola fue clara al decir que ninguna cifra de dinero hará justicia por quitarle su sueño de ir a los Juegos Olímpicos, luego de que consiguió el boleto a Río de Janeiro 2016, pero le inventaron un falso positivo por doping, pero espera este antecedente haga que ya no se repita una situación similar en el futuro.

Y es que en 2016, la Conade la marginó de los Juegos Olímpicos de Río porque el Laboratorio Antidopaje de Comisión encontró un resultado positivo por la sustancia modafilino, aunque esa misma muestra la llevaron al laboratorio de Colonia, Alemania y no detectaron alguna sustancia prohibida, exonerándola.

Aunque la esgrimista ya compite por Uzbekistán luego de lo que le ocurrió con la Conade, no pudo obtener un boleto a Tokio 2020, ya que el cambio de país lo hizo tarde y no pudo entrar a las competencias clasificatorias, por lo que ya se enfoca en París 2024.

“Mi situación con Uzbekistán, me cambié un poco tarde y no me dio tiempo de hacer todas las competencias de calificación, no tengo boleto a Tokio, no iré a Tokio y espero salir adelante en París. Faltan dos años y medio para las calificaciones y estoy enfocado en esto”, comentó.

Fuente: El Comentario