Homicidio y daño en propiedad, ambos culposos, son los delitos por los que la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ) abrió una carpeta de investigación con relación al desplome ocurrido a las 22:22 horas del lunes en un tramo del viaducto elevado de la Línea 12 del Metro, cerca de la estación Olivos, que hasta las 16:00 horas de este martes había dejado 24 personas sin vida.

La FGJ informó mediante su cuenta de Twitter que hasta el momento se ha logrado la identificación de 10 de las 24 víctimas fatales, tratándose de tres mujeres y siete hombres. A su vez, de las personas identificadas, siete ya fueron reconocidas por sus familiares y se agilizan los trabajos administrativos para la entrega del cuerpo.

La dependencia, que encabeza la fiscal Ernestina Godoy Ramos, aseguró que “llevará a cabo una investigación científica y profunda sobre estos hechos para deslindar responsabilidades y llegar a la verdad”, y “para ello se llevarán a cabo todos los peritajes necesarios de forma profesional, exhaustiva, multidisciplinaria e interinstitucional, en diferentes materias”.

En los peritajes, según abundó la FGJ, se solicitará la intervención de ingenieros topógrafos, civiles y estructurales, especializados en aceros; geólogos especialistas en subsidencias (hundimientos) para desarrollar estudios de geotecnia, mecánica de suelos, cálculos estructural, resistencia de materiales y “todos aquellos que resulten indispensables para identificar el origen del hecho”.

“En el tema administrativo, se investigarán los contratos de obra y supervisión, bitácoras de mantenimiento, empresa constructora y supervisora y la solicitud de información a todas las áreas intervinientes para el deslinde de responsabilidades, así como, el cálculo y la evaluación final de los daños”, añadió la dependencia.  

Y añade la FGJ: “en los trabajos periciales, se han sumado de manera solidaria colegios y asociaciones profesionales, así como instituciones educativas, tales como el Instituto Politécnico Nacional, quien además de su personal académico nos ofrece instrumentos de alta tecnología para el análisis del siniestro”.

En cuanto a la atención de las víctimas y sus familiares, precisó que se activó el Protocolo de Desastres, mediante el cual se despliegan células de atención, integradas por asesores jurídicos, trabajadores sociales y psicólogos, así como el apoyo y la atención para servicios médicos y funerarios.

“Nuestro compromiso es contar, en el menor tiempo posible, con una explicación soportada científica y jurídicamente, sobre los lamentables hechos del día de ayer y dar la garantía a los ciudadanos de que se llegará a la verdad y se hará justicia, no se ocultará información, ni se encubrirá a nadie”, cierra su mensaje la dependencia.

Fuente: Forbes