En medio del incidente que dejó, hasta ahora, 24 personas fallecidas como consecuencia del desplome de una trabe en la estación Olivos de la Línea 12 del Metro, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, respaldó a Florencia Serranía al frente del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

La mandataria capitalina descartó que Serranía vaya a ser separada del cargo mientras duran las investigaciones y recalcó que “todos los funcionarios públicos están sujetos a un constante escrutinio ciudadano”.

Sostuvo que primero se realizarán los peritajes correspondientes y en caso de existir responsabilidades se actuará en consecuencia.

“Aquí el tema es quién es responsable, no sé si ustedes están de acuerdo, yo creo que así debe ser. Entonces, tenemos que saber quién es responsable, cómo está la responsabilidad de sus deslindes y tomar decisiones con base en ello.

“Entonces, en todos los casos, como en el caso de la Línea 1, como en el caso del incendio que se tuvo un peritaje y hubo un deslinde de responsabilidades; entonces, tiene que haber este deslinde de responsabilidades, si hay responsabilidades de servidores públicos, sean administrativas o penales, pues tiene que ejercerse”, señaló.

Sheinbaum fue cuestionada en varias ocasiones sobre la pertinencia de Serranía al frente del Metro a lo que respondió:

“No estamos cubriendo absolutamente a nadie y actuamos de manera justa siempre; entonces, tiene que haber deslinde de responsabilidades en este caso, como en cualquier otro”, insistió.

En tanto, Serranía, con una actitud titubeante, rechazó presentar su renuncia al cargo a la luz de los más recientes accidentes en el metro.

“Voy a seguir trabajando y voy a colaborar en todo lo que pueda para determinar la causa del daño estructural que sucedió el día de ayer”, señaló.

Fuente: Milenio