El senador Ricardo Monreal Ávila convocó a todos los grupos parlamentarios, llegar a un arreglo institucional antes de que el Senado de la República inicie la configuración de la desaparición de poderes en Tamaulipas, “porque la entidad no merece estar en una crisis constitucional”.

El coordinador del grupo parlamentario de Morena detalló las acciones a seguir en el Senado, luego de que ayer un juez giró orden de aprehensión contra el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca por su presunta participación en los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Consideró también la posibilidad que dicho acuerdo incluya una solicitud de licencia por parte del gobernador tamaulipeco para separarse del cargo.

De no llegar a ese acuerdo, Monreal explicó que de entrada el Senado deberá convocar a un periodo extraordinario, en este caso en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, porque para el senador de Morena los trabajos ordinarios de la LXIV legislatura “concluyeron el pasado 30 de abril”.

Cabe destacar que constitucionalmente la legislatura concluye el próximo 31 de agosto, de lo contrario no tendrían por qué cobrar su dieta los senadores por los siguientes cuatro meses.

Esta crisis constitucional por la negativa del congreso local de Tamaulipas de acatar el desafuero del gobernador, que resolvió la Cámara de Diputados, acotó el legislador zacatecano y destacó que su grupo (Morena) podría detonar inmediatamente ese mecanismo institucional para la declaratoria de desaparición de poderes en Tamaulipas, pero antes va a consensuar con los demás fuerzas políticas y agotar las demás opciones.

En su larga exposición, señaló que, en caso de que presenten peticiones respecto a la desaparición de poderes en Tamaulipas durante los recesos del Congreso de la Unión, la Comisión Permanente convocará a sesión extraordinaria, a fin de que el Senado se reúna dentro de los tres días siguientes para conocerlos.

El decreto para convocar a sesión extraordinaria -dijo- deberá ser aprobado por el voto de las dos terceras partes de los legisladores presentes de la Comisión Permanente.

Cabe mencionar que para conseguir esa cantidad se requiere de un solo voto del llamado bloque de contención (PRI, PAN, PTRD y MC) para cumplir con ese ordenamiento.

En caso de que sea convocado a sesión extraordinaria, al Senado le corresponde determinar si estima procedente la petición respectiva. Para tales fines podrá existir debate y, al término de este, votación económica o nominal, a través de lo cual el pleno aceptará o no dicha petición.

En caso de que el pleno del Senado estime que no es procedente la petición, el asunto se tendrá por agotado y concluido, y con ello terminado el motivo de las sesiones extraordinarias, detalló Ricardo Monreal.

En caso contrario, al Senado corresponde turnar la petición a la comisión correspondiente para que formule dictamen sobre el fondo del asunto; sin embargo, la Ley Reglamentaria no especifica una comisión determinada, por lo que, en función del tema, puede ser la de Puntos Constitucionales, Justicia o Gobernación.

El dictamen de la Comisión debe permitirle al Pleno que emita la resolución sobre el fondo de la petición dentro de los cinco días siguientes al recibo de esta, por lo que dicho dictamen deberá entregarse a la Mesa Directiva con la oportunidad debida.

El dictamen que se presente deberá ser votado por el Pleno. Al respecto, es importante señalar que la ley reglamentaria no exige una votación calificada, pero la resolución que asuma el Senado se tomará en votación nominal.

El senador destacó que la resolución se va a pronunciar con base en el dictamen de la Comisión que dictamine si han desaparecido los poderes constitucionales del estado, en este caso de Tamaulipas, por lo que dicha resolución se entiende que no involucra exclusivamente al Gobierno del estado, sino a los tres poderes constitucionales del mismo.

En virtud de la citada resolución, el Senado determina que han desaparecido los poderes constitucionales y procederá a formular la declaratoria de que se está en el caso de nombrar gobernador provisional.

Como consecuencia de esta declaratoria, se solicitará al presidente de la República la presentación de una terna para que, de entre las personas que la compongan, se haga el nombramiento respectivo.

La presentación de esta terna se debe hacer dentro de los tres días siguientes a la solicitud del Senado. Si dentro del plazo antes señalado el Ejecutivo federal no envía la terna, el Senado debe hacer la designación de entre la terna que su directiva someta a consideración.