Por: Fernando Moctezuma Ojeda, @FerMoctezumaO

Faltan exactamente 13 días para que usted, yo y más de 93.3 millones de electores salgamos a las casillas para votar por más de 21 mil puestos de elección popular, con más de 100 mil candidaturas registradas; por eso mismo son consideradas las elecciones más grandes y complicadas de la historia de México.

Vale la pena recordar que, en 2018, Andrés Manuel y la aplanadora del Morena ganaron con poco más de 30 millones de votos, con un abstencionismo de casi el 40 por ciento, según cifras del Programa de Resultados Preliminares de las Elecciones (PREP) 2018. Es decir, básicamente, que más de 63 millones de mexicanos no votaron por Andrés Manuel López Obrador.

Traigo a colación todo lo anterior, querido lector, para enfatizar la importancia que tiene su voto. Actualmente hay millones de mexicanos que se arrepienten de haber votado por López Obrador, pero también son muchos los se arrepienten de simplemente no haber votado.

El interés del Presidente Andrés Manuel López Obrador por mantener la mayoría en San Lázaro, y por ganar el mayor número de gubernaturas no se limita exclusivamente a ambiciones políticas, son intereses personales, y se siente tan seguro de sí, que desde su talk show mañanero puede admitir descarada y cínicamente que sí mete las manos al proceso electoral.

Casi como lo que el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo en su momento, acerca de que podría disparar contra civiles desarmados en medio de la 5a Avenida de Nueva York sin perder nada. Así de grave es el asunto.

López Obrador no sabe, ni le interesa saber cómo están las víctimas del colapso de la estación Olivos de la línea 12 del metro que construyó su incondicional Marcelo Ebrard; no sabe ni le interesa saber cómo están los niños con cáncer sin medicinas; no sabe ni le interesa saber sobre los millones de empleos perdidos durante la pandemia por falta de apoyos. 

Ni de los muertos, ni los enfermos, ni los estudiantes, ni las amas de casa. No sabe ni le interesa saber de nada ni nadie que no sea él mismo; él sólo sabe, y le interesa saber cómo se encuentra él mismo. ‘Al carajo’ con todo lo demás. 

De ahí su papel de víctima, de ahí su manía con el pasado, de ahí su terrible gestión y peores resultados, de ahí su papel diario de víctima.

Y no, antes de que la estulticia social salga al ataque: nunca hemos estado “como Dinamarca”, pero hoy estamos más cerca de la miseria que un bien común.

Toda la clase política ha sido, siempre, lo más despreciable que se puede describir, del partido que sea; sin embargo nunca antes habíamos tenido niveles tan reprobables en términos económicos, de seguridad y sociales, por decir lo menos.

Dijo el actor, comediante y al parecer profeta, Mario Moreno “Cantinflas”, que “estamos peor pero estamos mejor, porque antes estábamos bien pero era mentira. No como ahora, que estamos mal, pero es verdad”. Yo: #SóloDigoLoQueVeo.

JUEGO DE CARTAS:

INVERSIÓN EXTRANJERA: Lamento romper las ilusiones quienes aún creen en la ‘cuatroté’, y celebraban el supuesto récord de Inversión Extranjera Directa durante el primer trimestre de 2021: resulta que el registro de la entrada de divisas al país lo maneja en Banco de México, y no la Secretaría de Economía -que encabeza la lingüista Tatiana Cloutier-, y el verdadero récord fue en el primer trimestre de 2013 cuando ingresaron al país más de 20 millones de dólares al país; y no los poco más de 10 millones del mismo periodo de 2021. Todos los datos están disponibles en la página del Banco de México. //BANXICO: Debemos pedirle al presidente que nos escriba su definición de “economía moral”. La rabieta de “te quito porque no me das” no es nueva, y por eso el titular del Ejecutivo afirmó que no ratificará a Alejandro Díaz de León como gobernador del banco central; todo porque no hubo remanentes que entregar, para beneficio de sus programas clientelares. A propósito, el subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel, ya dijo “a mí ni me apunten. Yo estoy bien de Sub. Ya saben que le voy al Cruz Azul”, así que a ver con qué nos sorprende próximamente el inquilino de Palacio. //NO SE DISTRAIGAN: Lo dije y lo repito: de nada sirve una orden de aprehensión que no se puede ejecutar: de acuerdo con el Congreso del Estado de Tamaulipas, el gobernador de la entidad, Francisco Javier García Cabeza de Vaca goza de fuero constitucional hasta 2022; al finalizar su encargo podrá ser aprehendido. Otro que también tiene fuero es el presunto abusador de menores y diputado por Morena, Saúl Huerta; la diferencia es que éste último no tiene orden de aprehensión, ni congelamiento de cuentas, a pesar de que se detectó actividad bancaria en Canadá y Europa //DESAPARICIÓN DE PODERES: En torno al mismo caso de Cabeza de Vaca, el vocero PERDÓN, senador Ricardo Monreal intentó buscar la desaparición de poderes en Tamaulipas, sin embargo, y como era de esperarse, no logró coordinar a los partidos de oposición para un periodo extraordinario; sin embargo al exalcalde de la Cuauhtémoc se le pasó revisar la Ley Reglamentaria de la Fracción V del Articulo 76 Constitucional, puesto que, aunque hubiera conseguido el acuerdo, no había fundamento para llevar a cabo su intención. ¡Ah, pero eso sí! Ya advirtió que estas elecciones se resolverán en Tribunales. //VIOLENCIA: Mientras todo lo anterior ocurre, Abril ya es registrado como el segundo mes más violento del año con 2,934 homicidios dolosos y feminicidios. ¡Prioridades! //PARADOJAS: Porfirio Muñóz Ledo, el mismo que le ha puesto dos veces la Banda Presidencial a Andrés Manuel -la primera fue en 2006, en el Zócalo, como “presidente legítimo”-, junto con la economista y política Ifigenia Martínez, presentaron esta semana un decálogo, bajo la consigna de impedir centralización del poder. Es de sabios cambiar de opinión.

P.D: ya se van