Un varón de 41 años en la provincia de Jiangsu, en el este de China, es el primer ser humano contagiado por la gripe aviar H10N3, según han informado las autoridades sanitarias de este país. En un comunicado, subrayan que no hay indicios de que la enfermedad sea contagiosa de persona a persona y que el riesgo de una propagación extensa es “muy bajo”.

Según ha explicado este martes la Comisión Nacional de Salud, equivalente al Ministerio de Sanidad en China, el hombre, residente en la ciudad de Zhenjiang, comenzó a sentirse enfermo el 23 de abril con síntomas que incluían fiebre. Quedó ingresado en un hospital local cinco días más tarde. El 28 de mayo, después de que se completara la secuenciación genética del virus que le había infectado, el paciente recibió el diagnóstico definitivo. Se trataba de la nueva variante de gripe aviar, la H10N3. Era el primer caso detectado en el mundo, precisa la Comisión de Salud.

El comunicado no precisa cómo pudo contagiarse exactamente el enfermo, que ya se encuentra en vías de recuperación y a punto de recibir el alta. Sí subraya que el virus H10N3, un subtipo del que provoca la gripe aviar, procede de las aves y no tiene capacidad de infectar a los humanos de manera efectiva, por lo que es improbable que se repitan muchos más contagios. Los contactos del paciente han sido rastreados y no se han detectado otros incidentes, indica.

“No se han detectado casos de H10N3 entre humanos en ningún lugar del mundo”, recuerda la Comisión, que apunta que incluso entre las aves este virus es relativamente poco infeccioso. “Este caso es una transmisión zoonótica [entre especies animales] ocasional de ave a humano; el riesgo de una propagación a gran escala es muy bajo”, agrega.

La sanidad china ha pedido a los ciudadanos que eviten el contacto con aves muertas y que traten de no acercarse a las vivas. También llama a mantener la higiene alimentaria y acudir de inmediato a un médico si se presentan síntomas como fiebre o dificultades para respirar.

Entre las aves, el H10N3 se propaga de manera similar a la gripe común o la covid, a través de las pequeñas gotas que dispersan los animales en su respiración, según ha declarado al periódico Global Times el subdirector del Departamento de Biología Patógena en la Universidad de Wuhan, Yang Zhanqiu.

Gripes aviares, frecuentes en China

Los casos de infección en humanos con virus causantes de la gripe aviar no son raros, y China es un país donde estas cepas surgen con relativa frecuencia. En diciembre del año pasado, la provincia de Hunan, en el centro del país, confirmó el contagio de un ser humano con otra cepa, el virus H5N6. El país no detecta un número elevado de contagios de esta enfermedad entre personas desde 2016-2017, cuando la cepa H7N9 causó la muerte de cerca de 300 personas.

El mes pasado, los científicos chinos Gao Fu y Weifeng Shi publicaban un artículo en la revista Science en el que recordaban que, como ha venido ocurriendo a lo largo de la historia, tras la covid puede llegar otra pandemia. Un posible sospechoso, según ellos, sería otra cepa de virus de la gripe aviar, el H5N8. Este febrero, científicos rusos alertaron de que ese patógeno ya había dado el salto a los humanos, al infectar a siete trabajadores de una gigantesca granja en el sur de su país. Ninguno de los afectados desarrolló síntomas.

Fuente: El País