Por omisiones, actos de corrupción y nepotismo de algunos de sus integrantes, candidatas y candidatos del Movimiento Chilango clausuraron las instalaciones del Congreso de la Ciudad de México, uno de los más caros a nivel mundial.

A las afueras del recinto de Donceles, los emecistas enumeraron los pendientes del legislativo capitalinos, cuyos varios de sus integrantes participan actualmente en la reelección sin haber representado los verdaderos intereses y causas de los ciudadanos.

“Este Congreso está inactivo, pues sus legisladores del partido Morena, piensan que la democracia se da por la fortuna de una tómbola, sin compromiso con los habitantes de la Ciudad y que hoy muchos no están aquí porque se encuentran contendiendo por otro cargo. Por eso venimos a denunciar su ineficacia con esta clausura”, dijo Marco Rascón, aspirante a Alcalde por Cuauhtémoc.

Por su parte, Aurelién Gilabert, candidato a diputado local por el distrito 12, indicó que son muchas las omisiones en las que este Congreso ha incurrido.

“Pero entre las más graves están que usan el cargo sólo para acomodar a sus amigos en puestos de trabajo, como el caso de José Luis Rodríguez, quien ha buscado reelegirse para seguir favoreciendo a su gente que trabaja en el Congreso”, denunció.

En su intervención, Julieta Macías Rábago, quién disputa el distrito 26 local, señaló la falta de políticas públicas e iniciativas de planeación, que impactan en temas como la falta de agua, llamamos servicios públicos y la ilegalidad.

“Tenemos problemas serios donde se han vulnerado los derechos ciudadano como la Torre Mitikah o el humedal de Xochimilco, en el que este Congreso ha sido omiso y cómplice”, sentenció.