En caso de que el grupo de autodefensa del voto conocido como Mastines, de Redes Sociales Progresistas (RSP), intervengan en las elecciones del 6 de junio, podría derivar en un delito que no sólo se castiga con una sanción económica, sino también con una penalidad de seis años de prisión, manifestó Alma Elena Sarayth de Leónfiscal  Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) de la Ciudad de México.

“Quisiera  hacer un llamado (…) a que podrían en el caso de llevar a cabo este tipo de acciones, influir en un delito. Está previsto en la Ley General en Materia de Delitos Electorales, está penado con una multa que va de los 4 mil a los 9 mil pesos, y que alcanza también una penalidad de prisión de seis años”, expresó en conferencia de prensa.

Acompañada de la fiscal General de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, Sarayth de León  explicó que es un delito que podría configurarse como una intimidación, una alteración del orden y una obstaculización al libre desarrollo del ejercicio del voto.

Por su parte, Godoy  señaló  que espera que este grupo actúe “pacíficamente”, porque toda la sociedad tiene el derecho de defender el voto, pero de manera pacífica.

El vocero de la FGJ, Ulises Lara, dijo  que tienen identificados puntos de posible conflicto, como  la zona alta de la alcaldía Magdalena Contreras; la  colindante de Álvaro Obregón y Cuajimalpa, los Culhuacanes, en Coyoacán, y en Coatepec, alcaldía Gustavo A. Madero.

Refirió que son áreas  donde se ha generado niveles distintos de violencia, “podemos imaginar que se pueden generar temas de coacción y  se han creado también por razones de distancia y operación, células que puedan estar presentes en el sitio para poder reaccionar ante cualquier eventualidad”.

Fuente: 24 horas