Esta vez no fue la neoliberal The Economist o el derechista The Washington Post, sino la propia The Nation, la revista de izquierda radical por excelencia en Estados Unidos quien se sumó a las duras críticas en contra del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, al que califica como una desilusión para el mundo, y para México, “mucho peor”.

Este viernes 4 de junio, las redes sociales se cimbraron con la difusión del artículo titulado AMLO Has Been a Disappointment to the World—for Mexico, He’s Been Far Worse, es decir AMLO ha sido una desilusión para el mundo, pero para México, ha sido mucho peor del periodista Dawn Paley.

“La desastrosa respuesta del presidente mexicano ante la Covid y su tendencia a la militarización indica que toma sus referencias del pasado, no del futuro”, apunta.

No es cualquier hecho: nada menos que la publicación que más critica al propio gobierno norteamericano y sus políticas económicas y sociales califica a López Obrador, que se asume “de izquierda” como una completa decepción, tanto para México, como para el mundo.

En la semana previa a los comicios intermedios del 6 de junio en que se renovará la Cámara de Diputados, entre otros miles de cargos, el “tiroteo” de la prensa internacional hacia López Obrador ha sido imparable: The EconomistDie WeltLe MondeThe Washington Post… Todo ello, hasta cierto punto previsible, dadas las respectivas líneas editoriales de dichos medios.

Ahora, a ese grupo se suma The Nation. En conjunto, tres medios europeos y dos norteamericanos, todos, entre los más poderosos del mundo.

El texto inicia criticando la gestión económica del gobierno mexicano ante los impactos de la pandemia: “Como en otros países, los pequeños negocios fueron afectados desproporcionadamente por la pandemia. Pero la ayuda gubernamental ha sido escasa: una encuesta realizada el verano pasado arrojó que 61% de los negocios declararon necesitar ayuda financiera, pero sólo 5.4% la obtuvieron de parte del gobierno”.

Recuerda que fue hasta diciembre del año pasado que el gobierno federal mexicano anunció una clase de ayuda relacionada con la pandemia: 570 dólares por cada fallecido, para ayudar a gastos funerarios.

Asimismo, afirma que la gestión sanitaria mexicana coloca al país en los más altos índices de fatalidad, según los últimos datos de la Universidad Johns Hopkins, que etcétera ha documentado con oportunidad.

Dice “más de nueve de cada 100 personas que se han sabido infectadas por Covid murieron” y que, debido a las desigualdades del sistema de salud, las personas atendidas en hospitales públicos tienen mucha más probabilidad de morir que las que se atienden en hospitales privados”.

El autor del reportaje no olvida, naturalmente, el imperdonable incidente en que AMLO recomendó usar un amuleto para protegerse de la COVID-19. Ni que tampoco, al inicio de la pandemia desestimó su gravedad y dijo que para no enfermarse bastaba “no mentir, no robar, no traicionar”.

El presidente, recuerda, terminó por contagiarse él mismo, “tras meses de minimizar la pandemia y aparecer sin cubrebocas en eventos públicos. Después de su recuperación, proclamó que no necesitaba usarlo, ya que no era contagioso”.

Y se muestra sumamente crítico con el plan de vacunación desarrollado por el gobierno, ya que, aun cuando las vacunas iniciaron a aplicarse en diciembre, para junio se ha vacunado completamente apenas al 10% de la población.

También señala la proclamada “austeridad republicana” que guía al actual gobierno, y cómo, a pesar de la pandemia, no dejó de lados sus proyectos estrella y su apoyo a PEMEX. Además, “mientras los homicidios aumentaban, creo una nueva Guardia Nacional y apoyó que la participación de los militares en asuntos civiles se incrementara”.

Refiere que si bien ganó por una amplia mayoría, y provocó mucha esperanza entre la ciudadanía de que México finalmente llegaba a vivir un auténtico gobierno de izquierda, “a dos años y medio de gobierno la brecha entre sus promesas de campaña y sus acciones se hace cada vez más grande”.

El reportaje reseña de manera aprobatoria diversas acciones de su administración (aumento del salario mínimo, ley contra la subcontratación, dejar de condonar impuestos a grandes empresas, ratificación del T-MEC y otras), manifestando su acuerdo general con la “austeridad” que ha impuesto a su gobierno.

Pero señala: “Al momento, el sello de la presidencia de AMLO ha sido la austeridad en la administración pública, con una sola excepción: el Ejército”. Es en el tema de la militarización donde The Nation endurece sus críticas.

“Contrario a sus propias promesas para terminar la guerra contra las drogas, el Ejército sigue activo en reforzar la prohibición. En un día cualquiera, hay un estimado de 150 mil elementos de las fuerzas armadas desplegados en todo el país, más de la mitad de ellos dedicados a combatir la violencia. Los soldados detuvieron a más persona entre septiembre de 2019 y septiembre de 2020 que en cualquier otro año de la guerra contra las drogas, y las fuerzas armadas siguen confiscando cocaína, mariguana y fentanilo”.

“Bajo el gobierno de AMLO, las fuerzas de seguridad han tomado un papel desproporcionado en el país. Hoy, soldados están construyendo el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México y tendiendo tramos para el Tren Maya, construyendo cientos de nuevos bancos y apoyando en programas sociales y la distribución de vacunas. Los Marinos, una fuerza militar de élite con vínculos cercanos a los Estados Unidos, ahora controlan los puertos mexicanos. Y la Guardia Nacional es ahora responsable, junto con el Ejército, de hacer de policías de los migrantes no mexicanos que buscan llegar a los Estados Unidos”.

El análisis es mucho más extenso: aborda también las políticas energéticas del presidente, la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, el aumento de los homicidios y feminicidios, su desprecio al feminismo, la defensa a Salgado Macedonio, la masacre de los LeBarón y otras masacres en zonas rurales, la compra de la refinería en Texas, la violencia electoral, la relación con Trump y muchos temas más.

Paley, el autor, no deja nada sin analizar, dando un panorama completo del actual gobierno y colocando el acento en la intensa militarización y el acelerado empobrecimiento de la población de la población mexicana, que ha visto traicionadas sus expectativas de que este gobierno “de izquierda” atienda sus necesidades de alimentación, salud y empleo.

“El enfoque de AMLO en grandes proyectos de infraestructura, como el nuevo aeropuerto, el Tren Maya y el Corredor Transístmico refleja una anquilosada y hasta colonial forma de hacer política”.

El largo repaso que hace sobre el gobierno del presidente de México busca demostrar, y lo logra, que AMLO ha sido lo que plantea en el título de su trabajo: una total desilusión.

Fuente: etcétera