La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que derivado de su solicitud, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) aceptó otorgar medidas cautelares para salvaguardar la seguridad, integridad física y vida de Sanjuana Martínez Montemayor, directora de la Agencia de Noticias del Estado Mexicano (Notimex), en razón de las amenazas y agresiones recibidas vinculadas con su ejercicio como periodista.

Anteriormente la CNDH ya había solicitado medidas cautelares para Martínez Montemayor, en este caso al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas -adscrito a la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación-; sin embargo, éste negó hacerlo al considerar que las amenazas denunciadas por la comunicadora no se derivan de su actividad profesional, sino de su encargo como servidora pública.

Hoy, en un comunicado, la CNDH señaló que tras solicitar medidas cautelares a la SSPC, ésta las aceptó para la salvaguarda urgente de los derechos humanos a la vida y la integridad personal de la periodista, quien ha sido blanco de amenazas y ataques a su familia por la labor que realiza al frente de Notimex.

La Comisión expuso que para esta organismo nacional es preocupante la situación de las personas que se dedican a esta profesión y los riesgos que corren en su labor, “de manera particular, la poca atención dada hasta ahora al fenómeno y los obstáculos para su denuncia”.

En este sentido, exhortó a trabajar para mejorar los mecanismos de prevención y protección con los que cuenta el Estado mexicano con el fin de garantizar el pleno ejercicio de la libertad de expresión.

De igual manera, reconoció el desempeño de la profesión de los periodistas y manifestó su compromiso en garantizar el respeto a la libertad de expresión y a impulsar mecanismos para su seguridad.

También, la CNDH reiteró “conducirse con imparcialidad ante cualquier conflicto, siempre en favor de atender a los reclamos de todas y todos, y defender los derechos” de la ciudadanía.

Fuente: La Jornada